Miércoles 18 de Julio de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Sobre energía y agua

En Santander debemos empezar a aprovechar nuestros recursos hidráulicos, que son una gran fuente de energía renovable a muy bajo costo. No solamente pensando en la generación de energía eléctrica, sino que sea un recurso que utilicemos para abastecer de agua a poblaciones que estén en zonas secas, pero que en las zonas bajas cuenten con capacidad hidráulica, para aportar la energía necesaria y subir el agua en grandes cantidades a las poblaciones que lo requieran.

Los ejemplos más cercanos y de gran necesidad inmediata son la Mesa de los Santos y el municipio de Barichara, que pueden obtener la potencia hidráulica y el agua de abastecimiento de las corrientes del río Manco y la quebrada Chiviriti respectivamente. El desarrollo que se dio en el Imperio Romano con la construcción de acueductos por gravedad desde grandes distancias es muy bonito, pero debemos estar más abiertos a aprovechar otras tecnologías más económicas.

Javier Martínez

El campesino hace y

el Gobierno lo permite

En un programa de televisión, algunos periodistas le preguntaron a campesinos de Caquetá y el Catatumbo porqué siguen cultivando y produciendo cocaína y no cultivan productos legales como plátano, yuca, piñas u otros productos formales del campo.

Los campesinos respondieron: "Porque los productos formales del campo como el plátano, la yuca, la piña no los compra nadie, y si los compran es a muy bajos precios, la piña la tenemos que regalar como ñapa y se la echan a los cerdos, el Gobierno no ha cumplido con lo de la sustitución. Además, en el cultivo de coca invertimos 12 millones por hectárea, pagamos insumos, salarios y nos quedan 6 millones de ganancia". Esta respuesta en parte es mentirosa, si en el campo se cultivan productos legales como se han venido cultivando antes de la era del narcotráfico, el producido del campo da para vivir. Claro está, para no volverse millonario rápidamente. Definitivamente, los campesinos que quieren seguir cultivando y produciendo cocaína, no les importan los efectos y consecuencias que están generando como es perjudicando y deteriorando la salud y vida de muchos colombianos y de otros países, permitiendo que delincuentes hagan negocio, se enriquezcan, envenenen y le quiten la vida a otros semejantes.

Como esos campesinos son necios y tercos, la solución definitiva es fumigar dichos cultivos, de tal manera que se acabarían los sustentos de los grupos criminales y muchos otros problemas que provienen de la producción de la cocaína en Colombia.

Guillermo Beltrán

La tercera edad

Bueno, muy preocupante para el ciudadano pensar en esta etapa de la vida de cómo esta, la mayoría ya jubilados salen de trabajar, y esto preocupa a la opinión pública, empiezan otra etapa de vida de desocupación; hacen falta las actividades o ejercicios para no entrar en depresión.

Son cientos de personas en este dilema ojalá el Estado haga algo.

Saulo Méndez

El médico de cabecera

Antiguamente, el médico de cabecera atendía en nuestra casa y era tan acertado que predecía el día y la hora de su muerte. Hoy a los enfermos terminales les introducen un tubo por la nariz para que respiren, otro por la boca para que coman, y un reloj despertador para que su corazón palpite; y primero expira la chequera que el paciente. No había especialistas y el médico general practicaba la prueba de los reflejos, dándonos martillito que nos hacía alzar las patas hasta el techo y nos ocasionaba mucha vergüenza, pues si era impúdico mostrar la rodilla, ¿qué tal más arriba?

Hoy los médicos son muy diferentes a los de antaño. Ya no toman el pulso, nos toman del pelo. No toman los reflejos, solo nota para remitirnos a otro, a otro y a otro de sus colegas, pero no podemos vivir sin ellos y ellos sin nosotros.

“Dios cura y el médico cobra la consulta", Franklin.

Graciela de Salcedo

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad