Jueves 23 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Lesiva y regresiva

Lesiva y regresiva

La verdadera democracia- etimológicamente gobierno del pueblo- se construyó a partir de quitar privilegios a los poderosos y otorgarles a quienes carecían de los mismos. Entonces, aquí en Colombia, la palabra democracia es apenas un simbolismo. Ello a partir de una iniciativa de Alberto Carrasquilla, nuevo Minhacienda, de poner a pagar renta a aquellos que devengamos una pensión que llega a los dos millones aproximadamente. Esta pensión es el resultado de muchos años de trabajo y no es un regalo. Son los aportes hechos por nosotros durante toda la vida al servicio del Estado o de los particulares. Es el momento en que aún tenemos hijos en universidades que significan muchos gastos que dificultan, para muchos, obtener la denominada buena calidad de vida. Por qué razón no se miran las pensiones entre cinco y más millones de pesos y se aplica progresivamente el impuesto que pretende el Minhacienda que paguemos.

Dar exenciones a los más ricos es propio de las plutocracias. Dar exenciones a los grandes capitales es lesivo y regresivo para quienes tenemos para subsistir una pensión apenas digna. ¿Por qué no se revisa con lupa el tema de la evasión fiscal? ¿Por qué los impuestos en este país nunca son orientados por una política progresiva que se ajuste al desarrollo y a la equidad entre colombianos? Y lo peor, estas iniciativas pasarán por las manos del legislativo, aliado siempre con los grandes y poderosos en detrimento de las clases media y baja. En mi opinión, gravar pensiones básicas como las mencionadas es una forma de corrupción. Tomar nuestro dinero para entregarlo a las trapisondas entre el gobierno y el legislativo para que hagan fiestas. Sí señor, es simple y llana corrupción, con perdón.

Dámaso Londoño

Íngrimo

Estado desafortunado y nada envidiable por el que puede atravesar una persona. Algunos hipócritas reclaman la soledad; pero es más bien su incapacidad para procurarse compañía. Cuando no es voluntaria, que es en la mayoría de las veces, puede tornarse patológico, pues, produce tristeza, aislamiento, dolor, rabia y hasta depresión.

Ramón Correa Aríza

La malla vial

Bucaramanga, la quinta ciudad en orden de crecimiento con el primer renglón en calzado y el primero en robótica, no tiene una malla vial digna de una ciudad en constante progreso. Qué bueno sería una inversión antes de que termine su mandato, el actual alcalde, Rodolfo Hernández, un hombre comprometido con la comunidad.

José Alejandro Centeno Arenas

La consulta anticorrupción

Como sé que de todas maneras se van a gastar más de 350 mil millones de pesos de nuestro bolsillo, votaré positivamente en favor de la lucha contra la corrupción. Sin embargo, soy muy pesimista sobre los resultados finales de la misma, por las siguientes razones:

1) No tiene efectos vinculantes para el Congreso, es decir, carece de obligatoriedad. Si no se obedece un referéndum, menos una consulta.

2) No se necesita una consulta para saber que más del 90% de los colombianos está de acuerdo con lo consignado en los 7 interrogantes que se formulan. Solo los corruptos o los que tienen intención de serlo, votarán en contra. Pasa aquí como con la paz, todo el mundo está de acuerdo pero lo difícil es implementarla y lograrla.

3) La Constitución y la Ley dan suficientes medios para atacar la corrupción, lo que ocurre es que no existe voluntad política para hacerlo, y tampoco la habrá por el hecho de que 30 millones de colombianos estén de acuerdo con acabarla.

4) Lo que se necesita es mano fuerte contra los delincuentes de cuello blanco, no otorgar beneficios ni subrogados penales, menos aún la sustitución de la detención o de las penas por domiciliarias. Aquí roban y salen felices a disfrutar de lo apropiado y el pueblo cada día más pobre. En algunos países donde no existe corrupción, hay hasta pena de muerte para quien se apodere ilícitamente del erario público. Ojalá este mecanismo vaya más allá de los afanes politiqueros de quienes la han promovido.

Ángel de Jesús Gómez Reyes

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad