Jueves 18 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Padre Jorge Eliecer Garcia
Patrocinado por:
Jueves 04 de Agosto de 2011 - 12:01 AM

Colombia, país de partidos

Autor: Padre Jorge Eliecer Garcia

Es muy triste la realidad del país respecto de los partidos llamados antiguos o viejos. Su fracaso ha sido estrepitoso. Sus maquinarias son corruptas, y llegan al poder viciados.

Hemos visto cómo aparecen partidos de opinión, refrescantes sí pero que desaparecen muy rápidamente, porque muchos de ellos son producto de coyunturas muy electorales y poco pensados para construirse y proyectarse en el futuro. Otros son creados solo por conveniencia, avaricia, ansia de poder y mil razones más.

Los llamados partidos antiguos o de maquinarias, llegan corruptos porque son consciencias. Los de opinión duran muy poco porque se dejan viciar por uno o dos o más miembros que vienen de los ya conocidos y traen sus vicios y mañas.

Hemos asistido a un gran cambio de los partidos, pero solo de nombre, porque internamente siguen siendo lo mismo; llámense liberales, hoy Cambio Radical, Partido de la U y algunas otras fracciones.

Estos cambios de nombre se debieron a que algunos de los más reconocidos políticos, aprovecharon algunos arrastres de personajes con nombre y carisma para crear o inventar partidos de bolsillo y con chiros y todo trastearse a las toldas de estos nuevos. Llámense de la "u", "cambio radical" "verde" u otros.

El futuro de los partidos de gobierno es previsible: volverán a juntarse bajo el mismo paraguas, más en estos tiempos de invierno y tantos avatares como maquinaria política para lograr ganar las elecciones. Los partidos nuevos apelan a las grietas de los otros. Un ejemplo claro el Mira, el ASI, etc.

Estos partidos o intentos de partidos, refrescan sin duda alguna la política, hacen salir a flote las identidades, y nos asoman a un proyecto de país alternativo. Ahora lo grave es que no pueden llegar al poder porque son minorías. La opción entonces es quedarse en lo mismo; mendigando alianzas, puestos y otras prebendas políticas.

Así le sucedió al Polo, los verdes y algunos otros más pequeños. Ahora podríamos decir que el futuro de los partidos de opinión es igualmente predecible. Algunos desaparecerán y otros seguirán tratando de sobrevivir para luchar por enderezar, por fin, la historia de Colombia.

La tarea es grande pero aún quedan esperanzas porque somos muchos los que podemos seguir aportando a la construcción de un mejor país, de una política más limpia y libre de tanta avaricia y deseos solo de poder. Hay que apostarle en estas nuevas elecciones a elegir gente nueva, fresca, renovada, llena de valores y especialmente con grandes deseos de construir un mejor futuro para nuestros hijos y demás allegados.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (8 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones