Miércoles 23 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Ernesto Rueda Suarez
Patrocinado por:
Martes 08 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Palabras Inútiles

Autor: Ernesto Rueda Suarez

Esta columna quería hablar solo del informe de PNUD del año 2011, pero viene a atravesarse la muerte en combate del número uno de las Farc Guillermo León Sáenz, Alfonso Cano. Digamos por ahora que Colombia sigue entre los países más desiguales del mundo, casi como Haití y Angola, los últimos. Sin embargo, el Índice de Desarrollo Humano (IDH) muestra una mejoría para el país, ascendemos unos puestos. Si el IDH se ajusta con el índice de desigualdad o de Gini, descendemos bastante más de lo que ascendimos. También nos dicen que hemos mejorado en Índice de Pobreza Multidimensional (IPM), que contempla 10 variables en nivel de vida, educación y salud. Parece consolador, pero es muy difícil de entender tanto birlibirloque estadístico. Colombia figura en el estrato alto, mientras que China está en el bajo. Entonces los legos entendemos todavía menos, y entre más nos lo explican, entendemos menos. La cuestión es que en el contexto latinoamericano estamos en los últimos puestos y a escala mundial como en la mitad. El mundo como entidad global se ha hecho precario ante la inmensa riqueza de menos del 1% de la población. ¿No hay que indignarse en Barcelona, Londres, Washington, Santiago o Bogotá?


Cano podría haber dicho como Bolívar en el lecho de muerte: si mi muerte contribuye a mejoras radicales de los índices y en la calidad de vida real de los colombianos, entonces no habré muerto en vano. La cúpula histórica de las Farc ha desaparecido, en buena medida, por la acción militar de las Fuerzas Armadas, excepto Marulanda, que murió de viejo y por enfermedad. La muerte de Cano sin duda llevará a grandes cambios en la relación insurgencia–Estado y en la propia organización guerrillera, en los simpatizantes y los compañeros de viaje, como en los movimientos civiles estudiantiles, uno de los proyectos estratégicos de Cano. Prudencia y nada de triunfalismo pide el presidente Santos; nada de poner falsos calendarios terminales al conflicto armado. No estamos en España ni en Libia, ni ante rendiciones inminentes. Pero sin duda, es la oportunidad para el inicio de la superación del conflicto; una nueva oportunidad luego del fiasco del Caguán.


Post scriptum. Las verdaderas intenciones de Estados Unidos e Israel quedan en evidencia ante su reacción furiosa por la aceptación de Palestina en la UNESCO. ¿De qué paz se trata entonces?

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones