Viernes 24 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

¡No me hagas pensar!

Columnista: Alejandro Guzmán

Esta es una de las tres leyes de algo que se conoce en la web como usabilidad. Desde hace muchos años el concepto ha venido evolucionando, para adaptarse a los nuevos formatos y dispositivos. No obstante todo sigue vigente.

La usabilidad se define como facilidad de uso, ya sea de una página web, una aplicación o cualquier otro sistema que interactúe con los usuarios. Steve Krug, experto en usabilidad y asesor de empresas como Apple, Bloomberg o Lexus, en su libro ‘No me hagas pensar’ (Don’t Make Me Think) destaca que los usuarios en internet no leen, sino “ojean” los sitios web. Para ello, el mensaje principal es hacerle la vida o la navegación más fácil a los internautas.

La teoría se basa en que una página web debe estar hecha inicialmente con sentido común, que sea obvia, evidente, clara y fácil de entender. La recomendación, no solo de Krug sino también la mía, es la de hacer todo lo humanamente posible, para que los visitantes a los sitios web los entiendan, puedan conocer de qué se tratan y cómo se deben usar.

Si la página web pone a pensar a los usuarios, los llena de dudas; lo que genera es que se vayan del sitio y busquen otro que les entregue lo que están buscando, de una forma sencilla y que no los llene de interrogantes. Este proceso lo que hace es aumentar el volumen de trabajo cognitivo del usuario, lo distrae de la tarea o de lo que quiere, llevándolo a abandonar el sitio web.

Todo sucede en una fracción de segundo, es oro este tiempo, ya que el diseño y el contenido de una página web deben atrapar a su lector, y no ponerlo a pensar. Al final, si las personas creen que los sitios no se preocupan por facilitarles el trabajo y hacerlo evidente, desencadena una pérdida de confianza con la página y sus editores.

La usabilidad rige la vida, no solo la web. Si un cliente no puede encontrar un producto, no lo podrá comprar.

La gran conclusión es que como resultado de toda esta experiencia de usuario, si queremos páginas web eficaces, como lo dice Krug, hay que mostrar el encanto tras un vistazo rápido.

Y la mejor forma de conseguirlo es creando sitios web claros o por lo menos fáciles de entender.

Autor:
Alejandro Guzmán
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad