Jueves 01 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

El Petro

Columnista: Alexander Arciniegas

Finalmente Nicolás Maduro puso a la venta el Petro, la primera cripto moneda nacional del mundo. Se trata de una emisión de 100 millones de unidades con un valor nominal inicial de 60 dólares, equivalente a la cotización del barril de crudo venezolano a comienzos de este año. Este mecanismo es similar al Bitcoin, aunque está respaldado por los abundantes recursos minerales que Venezuela posee en el Arco Minero del Orinoco; de modo análogo a como el oro avaló en el pasado las monedas convencionales. Puede tratarse de una medida desesperada frente a los problemas de liquidez y las sanciones económicas de Trump, pero no resulta para nada descabellada. El auge de estos medios de pago libres de la intermediación de cualquier institución financiera viene haciendo que los gobiernos comiencen a repensar las bases de sus estructuras monetarias. De hecho, Inglaterra, China, Estonia y Dubái han planteado interés en emitir sus propias monedas virtuales o adaptar la tecnología 'blockchain' en que se basan. Al tiempo que el gobierno Ruso, que también ha sido objeto de las sanciones de Washington, podría lanzar el cripto rublo. Al margen de la discusión sobre los efectos del Petro frente a los graves desequilibrios económicos que sufre Venezuela, lo cierto es que el recurrente uso de sanciones económicas por parte de EE UU contra sus adversarios geopolíticos: Irán, Rusia, Venezuela e indirectamente contra China,viene favoreciendo el consenso internacional sobre la necesidad de implementar sistemas de pago alternativos y la puja por una nueva institucionalidad financiera global capaz de resistir el uso del dólar como “arma de guerra”. En esa dirección apuntan las cripto monedas estatales; la decisión de pautar el comercio bilateral prescindiendo del dólar como lo hace China, el mayor consumidor mundial de petróleo, con el petro y uan; las compras masivas de oro por Moscú y Beijing, la ampliación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura y el posicionamiento comercial chino en América Latina y Europa.

Autor:
Alexander Arciniegas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad