Domingo 23 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Alfonso Gomez Gomez
Patrocinado por:
Sábado 31 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Deterioro social

Autor: Alfonso Gomez Gomez

Vivimos una etapa singularizada por el deterioro social. Existe evidentemente una desintegración familiar. El individuo y la sociedad no tienen vinculación visible. Para muchos, el nivel de vida ha mejorado, pero ese nivel no está representado en calidad de vida. La juventud ha cambiado y no interesa a los mayores en qué andan sus hijos.  Estos van a los colegios, pero no mejoran su cultura. Hay también una falta de solidaridad, consistente en que estamos inmersos en una agrupación sin saber quiénes son los vecinos, y sin que se practique alguna forma de solidaridad.

Sabemos protestar, pero no colaborar. Hacemos basura por toneladas, protestamos porque nos infecta y nos estorba, protestamos porque la autoridad no la recoge, pero no somos solidarios en no depositarla ni reciclarla debidamente. Si el recolector no obra, la protesta es inmediata, pero la solidaridad en averiguar lo que ha pasado no funciona ni interesa a nadie.  Producimos la basura y que otros vengan a recogerla. No hay solidaridad para evitarla o reducirla al mínimo, y porque ya se dijo, sabemos protestar pero no colaborar.


El civismo se evidencia en las agrupaciones humanas por medio de la solidaridad, que es fuente de responsabilidad.  A los ciudadanos nos han sustituido los técnicos y los expertos.  Muchos no lo son, pero exhiben un título.  Por eso los proyectos no responden a ideales, y la degradación del civismo es el resultado.   Las amistades son relaciones de socios, cuanto más poderosos mejor.  Hoy no alcanzan los salarios, para comprar más cosas, inútiles muchas veces.  Antes en la austeridad obligada alcanzaban sumas mínimas.  Los amores son fugaces, la familia está dispersa, la sociedad de consumo no es capaz de orientar  las cosas porque hay un carácter demasiado individualista que nuestro ambiente promueve.


Queremos la búsqueda de una verdadera vida, no por medio de agencias de viajes, o lugares de vacaciones que la atenúan, que facilitan tener fugazmente otra vida; hay muchas cosas inútiles para gastar el dinero, que no alcanza para las satisfacciones elementales.  Criticamos sin dar recetas para corregir la situación social que vemos a diario. Hay que solidarizar otra vez, contra la atomización; hay que fomentar convivencia para saneamiento de la calidad de vida; hay que moralizar de nuevo contra la irresponsabilidad y el egocentrismo, que han sustituido muchos valores anteriores.  Amistad, solidaridad, civismo, responsabilidad.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (12 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones