Domingo 23 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Alfonso Gomez Gomez
Patrocinado por:
Jueves 28 de Marzo de 2013 - 12:01 AM

Jurisdicción Contencioso Administrativa

Autor: Alfonso Gomez Gomez

Se cumplen 100 años de establecida la Jurisdicción Contencioso-Administrativa. La Ley 130 de 1913 (diciembre) la organizó, creó  los tribunales y para los dos Santanderes creó uno solamente. Había pasado poco tiempo desde la desmembración del Gran Santander y tal vez esta circunstancia influyó para así determinarlo. Fueron ocho los tribunales creados. El de Bogotá conocía de los asuntos del Meta, Vaupés y Vichada. Dice la ley: “…los tribunales de lo contencioso administrativo son ocho, cuyas denominaciones, territorio de su jurisdicción  y lugar de residencia se expresan en seguida…” “…Tribunal Administrativo de Bucaramanga, con residencia en la ciudad del mismo nombre y con jurisdicción en los departamentos de Santander y Norte de Santander…”. No es caso único, el Tribunal de Cartagena conocía de los asuntos provenientes de Atlántico, Magdalena, Panamá y las intendencias (entonces) de Chocó, San Andrés y comisarías de Juradó, Urabá y La Guajira. El Tribunal de Medellín comprendía lo de Caldas.

La misma ley enumeró las facultades y los negocios de que se ocuparían los tribunales, que hoy están vigentes o no, porque están atribuidos a otras dependencias.

Antes había existido un Consejo de Estado compuesto por personas del Gobierno y otras, que asesoraba a los Libertadores. Pero una Jurisdicción Contenciosa comenzó a funcionar basada en la Ley de 1913.

La misma ley creó un Tribunal Supremo integrado por seis magistrados, con periodo de cinco años. Conocía de los asuntos señalados en el artículo 18 de la ley, y además de los que le llegaran por virtud de apelación, especialmente los pronunciamientos de la Corte de Cuentas que entonces existía y que fue sustituida por las contralorías. Véase esta curiosa disposición: “…Averiguar si los Ministros liquidadores, o el ordenador, en su caso, son responsables civilmente por liquidaciones u ordenaciones ilegales de gastos, y dictar los autos de fenecimiento del caso, conforme lo dispone el Código Fiscal…”.

Cien años transcurridos facilitan examinar cambios en todos los aspectos acontecidos.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (20 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones