Publicidad
Mar Ago 22 2017
21ºC
Actualizado 07:32 pm
Sábado 22 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Elecciones a la vista

Columnista: Alfonso Gomez Gomez

El próximo 30 tendremos elección de gobernadores, diputados, alcaldes y concejales. Un observador internacional diría cuán fuerte es la democracia en Colombia. Nosotros decimos que tendremos la suerte del país para varios años. Buenos administradores públicos habrá entre los elegidos; si se repasan las normas que han expedido es porque la nación está corrompidísima. Ellas conducen a impedir el fraude, el saqueo de dineros públicos, la apropiación de lo que debe servir a los más pobres, a las vías que comunican a nuestras gentes, a los reveses de la salud, a remediar muchos males. La confrontación de ideas no es tema de ahora y nadie la hizo; los "foros" hablaron de acciones futuras, que en casos sabidos no tienen asidero real; la medida del deseo de servir no corresponde al enunciado.


Un amigo se extrañó y refirió que en su pueblo para once concejales, se inscribieron cerca de cien personas. Es un modo de vivir, le dije, y de ahí la competición. Sería acaso el interés de servir, que no estaría mal. Se están arraigando mañas, suposiciones y actitudes que no pregonan el espíritu público. También extrañaba la presencia de familiares cercanos a quienes desempeñan funciones públicas, el censurado nepotismo, que ahora necesita normas abundantes, que no alcanzan hasta allá. Ese nepotismo promueve repugnancia, implica monopolio y privatización de lo público, que a pesar de las numerosas leyes se filtra constantemente, hasta cuando venga alguien a corregirlo en la medida de lo posible. ¿Desilusión de los hechos que están a la vista? Evidentemente. Pero la reacción negativa de votar en blanco, de abstenerse, será equivocada porque se debe actuar, haciendo el esfuerzo para derrotar los corruptos, el nepotismo, cuyos votos son indeseables, y solamente el esfuerzo ciudadano podrá derrotarlo. Hay antecedentes que contemplan las leyes, incompatibilidades soslayadas, inhabilidades en juego, y otros mecanismos que tienen respaldo legal. Hay cosas que se advierten fácilmente, por ejemplo, la llamada trashumancia anuncia pésimas intenciones de servirse de lo público. Pero entre las farragosas normas no se sanciona aún al promotor de las falsas inscripciones.


Sin embargo, hemos de votar. Hay candidatos mejores que otros. Apoyémoslos y exijámosles buen comportamiento, dedicación a sus labores públicas, destacadas actuaciones para lo elemental: el servicio público; el agua limpia, la basura, la vigilancia de nuestro trabajo honrado, la promoción de lo que es progreso.

Autor:
Alfonso Gomez Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (14 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad