Publicidad
Lun Nov 20 2017
19ºC
Actualizado 08:31 pm
Sábado 29 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Cómo llueve en este pueblo

Columnista: Alfonso Marin

Quienes tenemos la fortuna de vivir en Bucaramanga, no hemos necesitado muchos conocimientos en meteorología para darnos cuenta del cambio climático especialmente en lo que va corrido de este año, porque no ha dejado de llover en todo el semestre. Atrás quedaron en esta ocasión las predicciones de las cabañuelas y en menor grado los viejos dichos antiguos relacionados con el clima como aquel de que en abril lluvias mil, porque pasamos dicho mes y siguió lloviendo sin descanso. Como los asuntos relacionados con el clima son tema obligado en cualquier reunión, hice este mismo comentario entre amigos y no faltó quien me hiciera notar al instante que no me extrañara por este anormal comportamiento del clima, sabiendo que en Colombia estamos deforestando más de 20 mil hectáreas de bosque y que estuviera preparado porque de seguir con este ritmo seguro que vendrían tiempos peores.

Cuando escucho estas cifras alarmantes, casi siempre me pregunto si es verdad que hemos avanzado algo en el respeto al medio ambiente del que tanto se habla en todas las esferas públicas y privadas y que se supone es requisito indispensable para hacer obras o explotar algún recurso natural. Debemos preocuparnos por sembrar muchos árboles y acompañar a las autoridades que deben promocionar proyectos en todos los rincones de nuestro Santander, invitando a todos los amantes de la naturaleza y especialmente a la juventud a sembrar y cuidar los bosques. Recuerdo que en alguna ocasión invité a un amigo a Charalá para que pasara unos días y pudiera conocer sus bellezas naturales, pero nos llovió de día y de noche como suele ocurrir en este municipio en tiempos de invierno y no pudimos disfrutar de nuestros planes que con algo de ansiedad habíamos preparado, por lo cual no quedó otra alternativa que devolvernos.

Cuando salíamos rumbo a Bucaramanga en medio de la lluvia, mi amigo me miró con algo de nostalgia y aburrimiento y me dijo ala Alfonso, cómo llueve en este pueblo, pero también comentó que la vegetación era muy abundante.

Autor:
Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad