Publicidad
Sáb Nov 18 2017
21ºC
Actualizado 05:08 pm
Sábado 16 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

El desfile de la cultura

Columnista: Alfonso Marin

A pesar de que la lluvia no permitió observar con detalle cada una de la carrozas del Desfile de la Cultura del sábado anterior, sí logramos la mayoría darnos cuenta de la calidad de las figuras y los temas tratados en cada una de ellas. Por primera vez en muchos años las carrozas en nuestro medio, incluyendo todos los municipios santandereanos, se hacen con algún sentido artístico. En todos los casos lo más importante era darle algún valor critico a las figuras dejando de lado el cuidado de su elaboración y diseño, tal como ocurre con los famosos “carrancios” o años viejos, que cada año se cuelgan en los postes o esquinas de los distintos barrios.

Con la ayuda de un experto, el maestro fallero Tony Fornés y la colaboración del maestro José Cobos, esta vez vimos desfilar por las calles buena parte de nuestra historia regional resumida con imaginación y algo de sátira en las carrozas de la feria. La alegría y el beneplácito de los asistentes fue evidente a juzgar por los comentarios que pudimos oír, cada vez que pasaba una nueva carroza. La ciudadanía todavía conserva fresco el recuerdo de su ferrocarril, la obra más importante de su desarrollo regional iniciada en 1870 y que solo fue posible terminarla en 1941; también su cervecería Clausen y su gaseosa Hipinto, su compañía de aviación Scadta, de grata recordación para quienes aprendimos a volar en sus pequeños aviones, el cultivo del café y el tabaco que calificaron a Santander como el primer departamento productor de estos granos, sin olvidar a nuestra emblemática campesina santandereana y nuestro equipo, el club Atlético Bucaramanga.

No sé de quién fue la idea de copiar esta vieja tradición española de la ciudad de Valencia, lo único cierto es que mejoramos nuestra feria y de paso les abrimos espacio a otras iniciativas locales en el futuro, siempre y cuando lleven el sello de lo artístico que es al final lo que le da mayor valor a estas expresiones populares. Bucaramanga y sus diferentes alcaldes siempre han tratado de darle alguna identidad a nuestra feria anual, algunas permanecen como el encuentro de colonias y este desfile de carrozas que comienza a ganar en belleza y diseño.

Felicitaciones.

Autor:
Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad