Sábado 18 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Mejoramos en lectura

Columnista: Alfonso Marin

Profunda impresión a lo bien como dicen ahora, me causó la noticia del Dane en el sentido de que se evidencia un avance significativo en los hábitos de lectura entre los más jóvenes. Según la misma fuente, los niños y jóvenes se están convirtiendo en un ejemplo para los adultos a la hora de leer. Puede que lo hagan en tabletas, computadores o en el celular, pero cada vez consumen más literatura.

Durante muchos años escuché la misma queja de parte del Ministerio de Educación de que a la mayoría de los colombianos no nos gustaba leer. El promedio de lectura no llegaba a dos libros por año, mientras en otros países de América llegaban a tres o cinco, para no hablar de los países de Europa que fácilmente llegan a diez o quince libros por año.

Recuerdo todavía con agrado las campañas que el Ministerio hacía para estimular la lectura, como la publicación de valiosas colecciones al alcance de todos los bolsillos como la selección Samper Ortega en los años 30, de cien títulos en tamaño de bolsillo para que pudieran llevarse a toda partes y fueran una fuente de sano esparcimiento incluso en los viajes en el tranvía. Después de la creación del Instituto Colombiano de Cultura, también se publicó otra selección de títulos que podían adquirirse semanalmente a bajo costo, pues la única intención, según las palabras de su Director, antes que libros era hacer lectores.

Estos esfuerzos y campañas como La Alegría de Leer creo que algún resultado han dejado entre la población colombiana como para que hayamos empezado a mejorar en un asunto tan delicado e importante a la hora de medir el adelanto de una región o de un país. No dudo que los colombianos de todos los estratos estamos bien informados, porque los noticieros de televisión y radio que son muchos y bien largos, nos traen noticias de todas partes, pero nos falta la profundidad de conceptos que solo dejan las buenas lecturas y el análisis silencioso que viene después de la lectura de una buena poesía o un trozo literario exquisitamente escrito y concebido por un reconocido escritor.

Tenemos fama de que manejamos el mejor idioma español, como corresponde a un país que se precia de haber fundado la primera Academia de la Lengua en suelo Americano en 1871; ahora nos falta un poco más de lectura para merecer completamente el reconocimiento.

Autor:
Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad