Sábado 23 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Hablando nos entendemos

Columnista: Alfonso Marin

Muchos comentarios en todo el mundo se han producido con motivo del particular encuentro entre el presidente de los Estados Unidos Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un, que sin duda ha contribuido a disminuir las agrias relaciones entre los dos países. Igualmente célebre y comentado fue el encuentro en 1971 del presidente de ese entonces Richard Nixon con los líderes chinos Mao Zedong y Chou en Lai, que contribuyó de manera significativa a la apertura comercial entre oriente y occidente, que el mundo todavía sigue celebrando como el gran aporte al comercio y la paz mundial. Estos interesantes encuentros entre líderes, que tanto bien le hacen a la sana convivencia entre la naciones, están precedidos de muchos otros encuentros que han dado pie para acuñar el proverbio popular de que hablando nos entendemos. En nuestra historia patria merecen sitio destacado en materia de encuentros el de Simón Bolívar con don Pablo Morillo, ocurrido el 27 de noviembre de 1820, en Santa Ana, conocido como el armisticio de Trujillo, que contribuyó a humanizar la guerra entre los ejércitos patriotas y las huestes españolas que se resistían a conceder la libertad a los pueblos del Nuevo Mundo. Recordemos que don Pablo más conocido como el ‘Pacificador’ había instaurado en la Nueva Granada un régimen del Terror, que había obligado a Bolívar a declarar la guerra a muerte entre españoles y americanos, que dio origen a una serie de desmanes de violencia de uno y otro bando, que avergüenzan todavía al mundo civilizado. Otro hecho histórico digno de destacar por el significado político de sus protagonistas fue el encuentro entre el Libertador Simón Bolívar y don José de San Martín en Guayaquil, que tuvo lugar en dicha ciudad ecuatoriana el 26 de julio de 1822 y que contribuyó a consolidar la libertad del sur del continente. Un bello monumento en dicha ciudad le recuerda al viajero que en ese lugar los dos caudillos de la libertad americana sentaron las bases de una paz estable y duradera. De todos estos encuentros entre los protagonistas de la historia de todos los tiempos siempre nos quedan valiosas enseñanzas de la cuales se valen la nuevas generaciones para seguir proyectando el mundo.

Autor:
Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad