Sábado 17 de Noviembre de 2018 - 12:01 AM

Ecos del censo nacional

Columnista: Alfonso Marin

Es posible que los Colombianos gastemos lo que nos resta del año y buena parte del próximo especulando y analizando los resultados del Censo Nacional que está terminando. Primero por el resultado sorprendente sobre el número de habitantes que contradice con cifras reales todas las estadísticas que predecían lo contrario y segundo porque nadie esperaba que el estilo de vida hubiera cambiado tanto en tan poco tiempo. Me llama la atención por ejemplo que el número promedio de personas por familia no pase de tres, cuando hace no mucho tiempo la palabra familia era sinónimo de grande y suficiente porque el promedio fácilmente llegaba a siete u ocho. De la misma manera sorprende que el desplazamiento del campo a la ciudad continúe en movimiento acelerado y que solo un escaso 20 por ciento viva en las zonas rurales, con el agravante de que quienes regresan al campo lo hagan solamente en actitud contemplativa y en muy pocos casos con sentido productivo. Si a lo anterior le agregamos el rápido crecimiento de la población con problemas de obesidad, pues según la Organización Mundial de la Salud el 27 por ciento de la población adulta tiene sobrepeso y el otro 19 por ciento ya padece de obesidad, en muy poco tiempo tendremos un país totalmente diferente al que la mayoría de las personas de la segunda y tercera edad estábamos acostumbrados a ver. No tenemos noticia si en otros países de América Latina esté pasando algo parecido debido a las mismas variables, que parece que son más o menos iguales en todas partes, tales como la desigualdad social, el mercado laboral, la estabilidad de los ingresos, y la tasa de inflación de los alimentos, lo cual provoca que no todas las personas puedan acceder a los mismos bienes y servicios. La parte positiva de estos resultados es que Colombia está entre los pocos países del mundo que superan los requerimientos mínimos, planteados por la OMS para obtener el número de calorías necesarias para vivir y disfrutar de una dieta balanceada, es decir con abundantes frutas y verduras, indispensables para una buena salud. Ante estos resultados no sobra insistir que debemos cuidar y mejorar lo que tenemos.

Autor:
Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad