Publicidad
Vie Oct 20 2017
21ºC
Actualizado 08:02 am
Sábado 15 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

El 12 de octubre

Columnista: Alfonso Marin

No cabe duda que entre las muchas cosas que con alguna pequeña observación nos damos cuenta que cambian está el significado de las fiestas patrias y hasta posiblemente las religiosas. Este es el caso de la fiesta del 12 de Octubre. Durante mucho tiempo, por lo menos cuatrocientos años, fue una fiesta de especial trascendencia para casi toda la América Hispana. El descubrimiento de América por parte del navegante genovés Cristóbal Colon se considero como un verdadero acontecimiento universal de especiales repercusiones para la humanidad digno de celebrarse con la mayor solemnidad posible. Sin embargo, en la medida en que la historia fue difundiendo la realidad de los hechos del descubrimiento y conquista del nuevo mundo, las mentes de los ciudadanos del común empezaron a manifestar su rechazo. Al principio fueron solamente unos pocos intelectuales bien informados, hasta convertirse en un verdadero sentimiento de repudio compartido por toda la comunidad. Como la idea de celebrar el descubrimiento despertaba cada vez menos entusiasmo, se opto por convertir el 12 de Octubre como el día de la Raza y así seguimos celebrando esta fecha incluida dentro del calendario de las fiestas patrias, y por consiguiente digna de ser tenida en cuenta dentro de las que se beneficiaron de la ley Emiliani. Como el día de la raza también perdió en algún momento de la historia su significado, alguien resolvió rescatar nuevamente la fiesta proponiendo la celebración como el día del Árbol. Como se puede ver, recursos conceptuales no han faltado para justificar esta celebración patria que entusiasma a unos pocos pero que disgusta a una gran mayoría, especialmente los que se sienten descendientes directos de nuestros aborígenes.


La conmemoración del V centenario de la llegada de los españoles a suelo americano en 1992 fue la mejor oportunidad para la realización de este debate que nos permitió a todos tomar partido frente a un tema tan controvertible y espinoso dados los sentimientos que la comunidad americana ha venido acumulando durante toda su historia. Superada la coyuntura de los quinientos años del descubrimiento, el tema parece haber quedado cancelado indefinidamente porque nadie volvió a ocuparse del tema y menos a proponer celebraciones con este motivo. Esta semana volvió a caer otro 12 de Octubre en el calendario del mundo y nadie se percató de su significado, ni siquiera para sembrar un árbol o para acordarse del triste genovés que tiene una estatua y una avenida en Bogotá, construida hace más de un siglo cuando las autoridades y el pueblo creían de buena fe que los españoles nos habían hecho un gran favor. Si no fuera porque es un puente festivo después de un largo mes de trabajo, yo diría que ya es hora de quitarlo como fiesta.

Autor:
Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad