Publicidad
Vie Nov 24 2017
23ºC
Actualizado 04:58 pm
Sábado 29 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Mujeres al poder

Columnista: Alfonso Marin

Un libro publicado en estos días titulado Bucaramanga Tiene Nombre de Mujer, me ha permitido reflexionar que según la costumbre y la usanza española, casi todos los asentamientos urbanos tienen nombres femeninos, en su orden La Ciudad, La villa, la Provincia y la Parroquia. Por esta idealización femenina de nuestras ciudades, el maestro José A. Morales nos dejó la bella composición Señora Bucaramanga, hasta hace muy poco el himno oficial de Bucaramanga. Ahora hay otro himno que nadie se sabe, incluyendo los candidatos a la Alcaldía sometidos sin ninguna clemencia por los periodistas a las más diversas preguntas. En materia electoral cada vez es mayor el número de damas que aspiran a regir los destinos de sus respectivas comunidades, regiones o países. Es natural que así sea por cuanto el acceso a la educación superior tiene predominio en el sexo femenino. Por cada hombre que se gradúa, hay casi dos mujeres que logran culminar con éxito sus respectivas carreras. La deserción escolar parece que es más frecuente en los varones que en las damas, según cifras del Ministerio de Educación. La constancia y la disciplina son más notorias en las damas que en los varones, de ahí su éxito profesional en tan poco tiempo. En cuanto hace referencia a la campaña electoral que por fortuna culmina esta semana, son varias las damas que se disputan el favor de los electores para alcaldías y gobernaciones.


Las encuestas generalmente las sitúan en los primeros lugares como el caso de Barranquilla, Bogotá y Bucaramanga. Nos gustaría que todas ganaran porque el desarrollo económico y social que actualmente experimenta la sociedad colombiana, es en buena parte obra de las mujeres. Su participación directa en el manejo de las empresas le ha devuelto a la ciencia administrativa, el sentido de la equidad y la ampliación del compromiso social, tan ausente durante muchos años en la vida colombiana. Una mirada retrospectiva a la historia y en particular a la sociedad Santandereana, nos permite vislumbrar que en casi todos los periodos de nuestro pasado histórico, han existido voces solitarias, algunas veces, de mujeres preocupadas por su destino, el de su familia y el de la sociedad. A ellas debe Santander además de su reconocimiento, el crisol de su carácter y el testimonio imperecedero de su compromiso con las causas sociales. El liderazgo político que hoy están ejerciendo y que en esta, como en otras ocasiones, están reclamando para refrendarlo en las urnas ya lo han venido ejerciendo a nivel de sus hogares y empresas como el caso de nuestra candidata a la alcaldía de Bucaramanga, doña Martha Pinto de Dehart. Suerte para ella y para todas las demás candidatas en este nuevo reto social que cada cuatro años pone a prueba no solamente la paciencia sino la capacidad de imaginación para ganar el favor de los electores.

Autor:
Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad