Publicidad
Lun Ago 21 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm
Sábado 24 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Feliz navidad

Columnista: Alfonso Marin

Ninguna fiesta tan generalizada y tan arraigada en el mundo occidental como la navidad.


El nacimiento del rey de reyes anunciado por los profetas era esperado con ansiedad por muchos pueblos del mundo antiguo, circunstancia que aumentaba más y más las expectativas. Su nacimiento en un portal de la aldea de Belén le agregó un tono de incertidumbre e incredulidad, que tardó muchos años en llegar hasta el corazón de toda la humanidad en su verdadera dimensión.


Esta fiesta de la natividad, complementada con la tradición del pesebre en el siglo XIII ha irrigado todas las culturas en diferentes tonalidades. Para nosotros sigue siendo nuestra fiesta más importante y la que tiene mayor significado, no solo desde el punto de vista religioso, sino económico y social. Pareciera que todos y todo tuviera su culminación feliz con la llegada de la navidad. Lejos de molestarnos, estos preparativos pre navideños nos gusta que esta celebración sea un disfrute colectivo. Ciertamente muchas cosas han cambiado en el colorido de esta celebración, quizá porque es indispensable que así ocurra para que se mantenga en el tiempo. Las personas de mayor edad no podemos esperar que los niños de ahora celebren su navidad con los mismos ingredientes que nos hicieron felices a nosotros. Una montaña de recuerdos nos viene a la memoria cuando nos referimos públicamente a esta fiesta universal. Empezando por la rigurosidad de la etiqueta en el comer y el vestir, pasando por los ritmos y canciones que animaban las festividades. Muchas cosas seguramente ya se quedaron definitivamente en el olvido, como el caso de los aguinaldos y las fiestas de gala en los hogares, para dar paso a las reuniones familiares de animada tertulia y regalos para todos los asistentes. La cena de medianoche ya no es hecha totalmente en casa, porque es muy fácil adquirirlo todo en los supermercados y para mayor comodidad pedir un domicilio. Se mantiene el interés por viajar desde lejos para llegar a tiempo a esta reunión familiar que se asimila al espíritu de la sagrada familia de Nazaret.


Muchas cosas seguirán cambiando con cada navidad y otras ojalá se mantengan. Lo importante es que esta fiesta cada día compromete a más sectores de la economía, lo cual la hace más atractiva y con mayores posibilidades de que llegue con su alegría a muchos sectores de la sociedad.


En nuestro deseo porque todas las familias colombianas tengan una navidad feliz. Saludamos a todos los ciudadanos del mundo que se reúnen alrededor del pesebre para celebrar y pedir al Todopoderoso bendiciones para el mundo agobiado por tantas dificultades.

Autor:
Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad