Publicidad
Lun Oct 23 2017
23ºC
Actualizado 10:15 am
Sábado 31 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Próspero año 2012

Columnista: Alfonso Marin

La afortunada coincidencia de que esta columna se publique justamente la víspera de año nuevo nos hace recordar con mucho cariño al compositor Guillermo Buitrago, autor de casi todas las melodías que por esta época del año acompañan y animan las fiestas de los colombianos, y seguramente de los habitantes de otros países de habla hispana. Con Crecensio Salcedo, autor del inolvidable Año Viejo, repasamos en silencio, y a veces en voz alta, las actividades y realizaciones hechas durante el año que termina. Hacer un balance de lo que se hizo y no se hizo durante todo el año muchas veces nos llena de renovados y nuevos propósitos, que son al final los que nos animan a confiar y a enfrentar con entusiasmo el futuro. Para la mayoría de los colombianos, el nuevo año está lleno de esperanzas y expectativas, porque coincide con el inicio de un nuevo periodo de los representantes del poder Ejecutivo, como del Legislativo a nivel local y departamental. El comienzo del año lógicamente estará esta vez acompañado del colorido de las ceremonias de posesión de estos nuevos funcionarios. Con ellos vendrán sin duda los primeros decretos, con lo cual empezaremos a conocer el talante de los nuevos mandatarios. Confiar en que el inmediato futuro traerá mejores cosas y oportunidades es un deseo que generosamente lo debemos incluir dentro de las peticiones de la medianoche de hoy. El centavito de año nuevo, que en alguna época se acostumbraba repartir entre los amigos y allegados como símbolo de prosperidad futura, no debemos olvidarlo del todo, sobre todo ahora que los compromisos son mayores.


Más allá del ritual milenario de celebrar con ilusiones el paso del tiempo por años y por siglos, nos anima y nos da la certeza de que el paso del hombre por la vida tiene un sentido espiritual que nos llena de esperanza y le da sentido a nuestro esfuerzo creativo en beneficio de la misma humanidad . Edificar mundos posibles a partir de lo que se ha conseguido ha sido una constante universal, de la cual participamos cada día con mayor entusiasmo. Colombia en este momento ya no se considera excluida de este club de sonadores del mundo. Celebramos con verdadero entusiasmo que hayamos empezado a creer en nosotros mismos como los únicos responsables de nuestro futuro. La prosperidad que estamos deseándoles a todos los colombianos a través de estas líneas están llenas de fe en Dios y en el futuro de nuestro país llamado a ser abanderado del desarrollo y el progreso de América Latina, como tanto lo hemos escuchado desde hace muchos años, desde las más diversas tribunas de la opinión pública.

Autor:
Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad