Lunes 22 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Alvaro Beltran Pinzón
Patrocinado por:
Lunes 24 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

Los “carruseles”

Autor: Alvaro Beltran Pinzón

Bajo este apelativo se ha dado en agrupar conductas delictivas que tienen como denominador común el marcado afán de riqueza de sus protagonistas, las cuales han venido tomándose buena parte de las actividades públicas y empresariales y amenazan con entronizarse en la vida de la Nación hasta convertirse en un problema con dimensiones estructurales.

Si bien se trata de un mal que se extiende a nivel mundial podemos apreciar que en nuestro país adquirió notorio impulso con la irrupción de la llamada “cultura del narcotráfico”, que infiltró el imaginario social con el espejismo del dinero fácil y la fortuna rápida. Propician este auge la posibilidad de burla a la legalidad, el presupuesto de la ausencia de castigo por su inoperancia o, en el peor de los casos, la eventualidad de una condena leve.

No hay existencia más llena de miseria que cuando la ambición limita la dinámica humana a la estrategia de colmar una pasión irracional por la opulencia. Esta reflexión alcanza vigencia innegable en sucesos como el de Interbolsa donde la audacia, temeridad y codicia de sus encumbrados ejecutivos no se detuvo en consideración ética alguna para consolidar el mayor descalabro corporativo del año.

Las normativas anticorrupción y de vigilancia han resultado insuficientes. Según Transparencia Internacional en el índice global de corrupción de 2012 Colombia alcanza una calificación de 36 sobre 100 que nos ubica entre los países con alta descomposición. En determinadas ocasiones las instituciones de control y justicia han sido permeadas por los mismos vicios de degradación de las costumbres hasta revelarse incapaces para sofocar este flagelo que día tras día se manifiesta con renovadas iniciativas criminales.

Esta situación contribuye, de manera notable, a alimentar el pesimismo creciente que se pone de presente en las encuestas de opinión, al percibir la sociedad un alto grado de indefensión frente a la acción delincuencial, sin esperanzas de protección efectiva de parte del Estado.

Coletilla: para todos nuestros lectores, paz y felicidad en esta navidad.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones