Lunes 14 de Julio de 2014
Publicidad
Publicidad
Alvaro Beltran Pinzón
Patrocinado por:
Lunes 18 de Marzo de 2013 - 12:01 AM

¿Qué pasó con el Campo Escuela?

Autor: Alvaro Beltran Pinzón

Causa extrañeza y desilusión, por decir lo menos, la noticia según la cual Ecopetrol terminó, en forma unilateral, el “Convenio interadministrativo de colaboración empresarial con fines científicos y tecnológicos” suscrito con la Universidad Industrial de Santander en el año 2006, para recuperar el Campo Colorado en San Vicente de Chucurí.

Si bien dicha posibilidad está contemplada en las cláusulas del acuerdo original, también es verdad que requiere de justificadas razones y un procedimiento que incluye la notificación de la decisión a la contraparte, mínimo con seis meses de anticipación. No sabemos si se observó este trámite o si el contrato sufrió alguna modificación, pero lo cierto es que estamos ante una situación extrema que amerita una clara explicación más allá de los escuetos comunicados que dan cuenta del hecho. Los motivos que condujeron a la Empresa a asumir tan drástica postura deben ser, sin duda alguna, muy delicados.

Las implicaciones de esta determinación pueden significar una indeseable dificultad para la UIS desde el punto de vista económico y constituyen un aparatoso revés en sus proyecciones de modernización y de excelencia. No es fácil aceptar que una alianza inspirada en las históricas y constructivas relaciones entre estas instituciones, fundada en el cumplimiento de sus misiones y enfocada al estímulo de la investigación científica, de la innovación tecnológica y a la mejor formación y actualización de estudiantes y trabajadores, se venga abajo de manera intempestiva.

Nada como esta medida está más en contradicción con los propósitos de la sociedad colombiana que cada día ve con mayor nitidez la imperiosa necesidad de propiciar vínculos creativos y solidarios entre el sector productivo y la universidad. Ya nadie osa ignorar el papel que tiene la academia como factor esencial para la promoción del desarrollo en el mundo globalizado -con tantas exigencias de calidad, competitividad y valor agregado- que solo el conocimiento propio puede resolver.

Un asunto de peligrosa repercusión para el alma máter, de desaliento para la región y que desdice del compromiso social de la estatal petrolera.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (3 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones