Publicidad
Mar Nov 21 2017
19ºC
Actualizado 09:48 pm
Lunes 17 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Pedagogía de la paz

Columnista: Alvaro Beltran Pinzón

Siempre atento a la comprensión de su complejidad y dispuesto a la reflexión sobre sus causas profundas, el padre Francisco de Roux ha logrado asimilar un vasto conocimiento de las violencias en nuestro país. Ante un atestado auditorio, el pasado martes en el Colegio San Pedro Claver, destacó la inaplazable necesidad de promover la reconciliación entre los colombianos como condición indispensable para vivir de manera civilizada y alcanzar caminos de equidad y desarrollo.

Considera que las víctimas fueron protagonistas centrales para hacer posible el acuerdo con las FARC, y deben serlo en la difusión de las tareas que hay que asumir en el inmediato futuro. Sus relatos, y saber de sus realidades, son de gran ayuda para apreciar el valor de la paz. Anota que las conversaciones en La Habana atravesaron momentos críticos, debido a la intransigencia de los negociadores y que los testimonios de los damnificados operaron un cambio sustancial en las posiciones de los interlocutores. Recuerda que una dolorida mujer increpó a Iván Márquez y a los generales Mora y Naranjo, indicándoles que su inmenso sufrimiento solo podría repararse si le manifestaban su compromiso de no levantarse de la Mesa hasta plasmar un acuerdo que pusiera fin a los horrores de la guerra.

Las dificultades que se advierten para aclimatar un ambiente de tolerancia y respeto por los demás son enormes, y señala el Sacerdote jesuita que debe adelantarse una especial labor en los departamentos de Antioquia y Santander. En el primero, teniendo en cuenta el alto grado de incidencia que ha representado en su sociedad el narcotráfico y el paramilitarismo y, en nuestro caso, por el tradicional carácter arisco de las personas.

Con franqueza declara que no le importa el futuro político de Santos ni tampoco el de Uribe o del partido que conformen las FARC. Por el contrario, afirma que se debe liberar la paz de los políticos y que el propósito del posconflicto tiene que ser construir un país distinto.

Autor:
Alvaro Beltran Pinzón
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad