Publicidad
Jue Nov 23 2017
23ºC
Actualizado 10:34 am
Lunes 24 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Empresas de conocimiento

Columnista: Alvaro Beltran Pinzón

Acertado paso ha dado el país, con miras a subsanar la tradicional dependencia de la utilización de bienes primarios que ha caracterizado la producción nacional. Mediante la expedición de la Ley 1838 del 6 de julio de 2017, se hace posible la comercialización de los conocimientos generados por los grupos de pesquisa universitaria y se habilita a las instituciones públicas de educación superior para promover empresas con contenido innovador, denominadas Spin off.

El acto legislativo -de origen congresional- permite a los docentes e investigadores ser socios de ellas y destinatarios de parte de los beneficios monetarios que se deriven de su operación, sin que esta remuneración configure factor salarial ni doble asignación. Protagónica la intervención de Santander en su concepción y trámite: el senador Mauricio Aguilar fue ponente y la UIS gestora de este saludable propósito.

Para entender hasta qué punto esta iniciativa puede llegar a ser catalizador que modernice nuestra visión productiva, basta recordar que el mayor centro mundial de informática e industrias tecnológicas fue impulsado por las universidades de Stanford y Berkeley en el Silicon Valley. Las estadísticas internacionales revelan un promedio de creación de 2.9 empresas por cada centro académico estadounidense y en los europeos de 1.6.

Con el decrecimiento económico que se viene soportando ha sido invariable referente la incapacidad del país para reaccionar en forma favorable para equilibrar el déficit de su balanza de pagos, pese a los múltiples tratados de libre comercio suscritos. El aporte de valor agregado local es verdaderamente pobre y la prevalencia de la explotación y exportación de materias primas se advierte funesta. La caída del precio del petróleo es ejemplo palpable del efecto de esta subordinación.

La universidad colombiana está llamada a convertirse en una ventana abierta para la producción de riqueza y la reducción del desempleo, por medio del aprovechamiento de la investigación, los desarrollos tecnológicos y la propiedad intelectual. Bien se ha apreciado que sin ciencia no se podrá garantizar buen futuro.

Autor:
Alvaro Beltran Pinzón
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad