Publicidad
Sáb Ene 20 2018
19ºC
Actualizado 06:14 pm
Lunes 18 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

Particularidades de nuestra democracia

Columnista: Alvaro Beltran Pinzón

La semana pasada, los candidatos presidenciales que optaron por deslindarse de los partidos entregaron a la Registraduría las firmas de ciudadanos que respaldan su cometido. Simultáneamente se cumplió el plazo para la inscripción de aspirantes al Senado y Cámara de Representantes, siendo todos avalados por colectividades políticas.

Llama la atención el hecho de que la mayoría de los postulados a la primera magistratura apoya con decisión determinadas listas al Congreso. Es decir, desestiman a los partidos para un efecto, pero los utilizan para otro.

Aunque sería consecuente pensar que los protagonistas de marzo y sus resultados fueran un referente para considerar el potencial desempeño de cada uno de los candidatos, es posible que, una vez más, encuentren la forma de desmarcarse de sus propias agrupaciones para las elecciones de mayo.

Por otra parte, es notoria la tendencia popular a otorgarle una superior importancia a los comicios presidenciales sobre los del parlamento, que han terminado por convertirse -en buena medida- en botín del clientelismo. Por esta degradación -consentida por los ciudadanos- el Congreso de la República ha sido inferior a las circunstancias, al no tener la grandeza para emprender reformas institucionales fundamentales. Las cámaras legislativas que se van a reconformar deberían abocar, al menos, modificaciones sustanciales a la aplicación de la justicia y al ejercicio de la política, cuyas deficiencias han propiciado de manera apreciable la corrupción generalizada que hoy se advierte. También tendrán que ocuparse de temas como el desbarajuste fiscal, la baja del crecimiento económico y la real pacificación de la vida social.

Por ello es imperioso hacer un llamamiento a los electores, para que al depositar su voto desechen dádivas y expectativas de beneficio personal y actúen con la responsabilidad ciudadana necesaria para favorecer dignatarios que aseguren, con su trayectoria, que la política no continuará diluyéndose en perversas estrategias, sino que, por el contrario, sea cauce efectivo para articular la decantación de nuevos rumbos que alienten la confianza en el buen futuro nacional.

Autor:
Alvaro Beltran Pinzón
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad