Publicidad
Vie Ago 18 2017
22ºC
Actualizado 09:48 am
Lunes 10 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

El ejemplo de Bogotá

Columnista: Alvaro Beltran Pinzón

Ha venido tomando fuerza la creencia de que el comportamiento de Bogotá en los procesos electorales está marcado por un particular componente de análisis de los candidatos y de sus propuestas, que se ha dado en referir como la expresión del voto de opinión, reflejando con esta actitud un grado de madurez política más avanzado de lo que comúnmente se da en otras regiones y municipios del país.

Aunque no siempre se ha acertado y se perciben perturbaciones y falencias, es notoria la vocación de buena parte del electorado capitalino por tratar de poner los intereses de la Ciudad por encima de consideraciones de conveniencia partidista, y frecuentemente las intervenciones de políticos, líderes y, aún, de presidentes a favor de un candidato han resultado inocuas o hasta contraproducentes para el agraciado con estos guiños.

Los partidos se han cuidado de escoger aspirantes a la Alcaldía que sean fruto de burdas componendas clientelistas, para no generar una reacción desfavorable. Por el contrario, han optado por favorecer representantes con suficiente formación y trayectoria o han respaldado figuras promisorias. Sin embargo, llama la atención la casi total ausencia de este mismo ánimo cuando se trata de avalar los futuros concejales, quienes infortunadamente siguen siendo, en su mayoría, expresión de maquinarias electoreras. Resulta incomprensible el desgano de la ciudadanía frente a la conformación del Concejo Distrital, pese a la gran importancia que su accionar tiene para el buen futuro de la urbe.

La presencia de dos candidatos independientes entre los tres más opcionados a ser burgomaestre, es indicador de esta misma condición de los sufragantes. Su amplia favorabilidad además de constituir una justa valoración a sus capacidades, claridad de conceptos y validez de sus programas, puede reflejar también el reconocimiento que merece su entereza al enmendar equivocaciones que pudieron tener en el pasado.

Los comicios locales de Bogotá, incluidas sus deficiencias, revisten una especial importancia por todo lo que envuelven y significan como estímulo a la formación de una cultura democrática en el país. Ojalá la decisión de los ciudadanos sea una elección ponderada que encarne la posibilidad de encontrar soluciones ciertas a sus graves problemas, y transmita a sus habitantes equidad, dignidad, optimismo, dinamismo, confianza, seguridad y orgullo por vivir en ella.

Autor:
Alvaro Beltran Pinzón
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad