Publicidad
Mié Ago 23 2017
26ºC
Actualizado 05:54 pm
Lunes 23 de Enero de 2012 - 12:01 AM

Dejar para mañana…

Columnista: Alvaro Beltran Pinzón

Tal vez sea un arraigado sentido de la improvisación o la falta de voluntad para tomar decisiones, o quizás la ausencia de un leal compromiso con la sociedad lo que impide que muchas cosas no se hagan con prontitud y acierto desde la administración pública. Ejemplo palpable es el que vivimos con la postergada solución a la disposición de las basuras.

Por la carencia de planeación y control para utilizar debidamente un espacio muy favorable como son las cárcavas de El Carrasco, se dejaron avanzar procesos jurídicos y sucesivos fallos, que ponen a nuestro conglomerado urbano en la sin salida de tener que cerrarlo, el próximo 30 de marzo. Si bien las autoridades civiles y la CDMB viabilizaron la finca Bonanza en la vereda Chocoa de Girón y, luego, Monterredondo, en Piedecuesta, estos lugares han despertado rechazo total de las comunidades, por el perjuicio ambiental que inducirían, y el evidente contrasentido prospectivo que significa la segunda opción.

Así lo han entendido el Gobernador y los Alcaldes quienes, con 23 días de ejercicio, están abocados a dar respuesta inmediata al mayúsculo problema. Propone el mandatario seccional que ante la emergencia ocasionada por tan funesta irresponsabilidad, cada ciudad encuentre un área provisional para depositar sus desechos, lo cual implica un altísimo riesgo sanitario. Se han planteado también nuevas posibilidades, en jurisdicción de la CAS, que conllevaría mayor distancia de transporte y, seguramente, incremento tarifario en el servicio del aseo.

Por fortuna se ha encomendado a la Directora del Área Metropolitana de Bucaramanga la búsqueda del mejor terreno para depositar los residuos sólidos de los 17 municipios afectados. Han reconocido los ejecutivos responsables de su designación su idoneidad, capacidad y experticia, por lo cual es de esperar que pueda adelantar esta heroica labor, sin interferencias de carácter político o de beneficio particular, siempre latentes.

Como es improbable que en solo dos meses se llegue a identificar la solución óptima, que además involucre modernas técnicas de reciclaje, transformación y aprovechamiento de las basuras, es incomprensible que no se hayan emprendido sustentadas acciones para buscar instancias de aplazamiento de la determinación judicial que se ve rebasada por la realidad, violenta la salud de un millón de personas, contraviene el interés general de una colectividad y se aparta del espíritu democrático.

Autor:
Alvaro Beltran Pinzón
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad