Jueves 20 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Andrés Mejía
Patrocinado por:
Domingo 17 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

Se busca jefe de gabinete

Autor: Andrés Mejía

Vimos en la semana que termina un fenómeno inusual: varios ministros del mismo gobierno discutiendo por Twitter sobre la prioridad que deben tener las reformas que ellos lideran.

Todo empezó el domingo pasado, cuando con toda la fanfarria Rafael Pardo anunció su reforma pensional, con una gran (gran de grande, no de grandiosa) entrevista en El Tiempo. Los ministros de salud y de hacienda consideran que la reforma al sistema de salud es prioritaria, y así lo expresaron en las redes sociales. Se supo luego que el asunto lo había conocido el Primer
Mandatario, pero que éste había evitado tomar una decisión, y simplemente había pedido a Rafael Pardo “socializar” un poco más su reforma.

Lo anterior indica que al gabinete de Santos le hace falta un jefe, un coordinador que tome ese tipo de decisiones, como por ejemplo cuál va a ser la prioridad y el orden en los proyectos legislativos. La cuestión es que en nuestro sistema ese jefe de gabinete no puede ser otro que el mismo Presidente, y al parece éste no ha querido asumir plenamente esa responsabilidad.

Responsabilidad que, reconozco, no es nada fácil. Pocas cosas hay tan difíciles como liderar una coalición: en el liderazgo político no funcionan las mismas reglas del liderazgo empresarial. Un ministro es en teoría subordinado jerárquico del presidente, pero a la hora de darle una orden, el presidente no puede dejar de considerar que ese ministro seguramente representa una fuerza política, cuyo apoyo es importante para sostener al gobierno. Tras hacer esa consideración, seguro que el tono y la vehemencia de la orden rebajan un poco.

Pero aun cuando reconozcamos esa dificultad, no se puede caer en el error más grave de todos, el del liderazgo “democrático”, que es el del líder que pregunta a sus subalternos qué debe hacer. El liderazgo “democrático” no es más que incapacidad y elusión, y no produce más que ineficacia sistemática.

La función de un líder es liderar. Como líder del gabinete, Santos debe tomar la batuta y fijar una posición sobre lo que hará el gobierno. La concertación, tan valiosa en otros entornos, conduce en estos a la parálisis y a la descoordinación. Ahora leemos que Santos citará a un consejo de ministros para que tome la decisión en cuanto a las reformas, lo cual es acentuar el error: un líder que deja a sus subordinados su tarea esencial e indelegable de tomar decisiones.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones