Publicidad
Vie Sep 22 2017
20ºC
Actualizado 06:39 am
Domingo 18 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Gobernar por Twitter

Columnista: Andrés Mejía

“El alcalde de Los Mártires se va”. Con este “tweet” o “trino”, el alcalde mayor de Bogotá Gustavo Petro, comunicó su decisión de destituir al mandatario de una de las localidades más deprimidas de Bogotá. A continuación, con la brevedad que exige un espacio de 140 caracteres, de los cuales ya se han utilizado algunos en la primera frase, “explicó” los motivos de su decisión, a saber, ciertas acciones tomadas en la terrible zona que se conoce como “El Bronx”, equivalente contemporáneo de la infame Calle del Cartucho.


La polémica fue inmediata, pero a mi modo de ver, mal planteada. “¿Se puede gobernar por Twitter?” Formulada así la cuestión, creo que se escapan los detalles más importantes. Veamos:


En primer lugar la pregunta peca por generalización, por ese terrible pecado lógico que consiste en la insuficiente atención a los particulares. Para que la pregunta fuera válida, el gobernante en cuestión tendría que estar produciendo sus actos exclusivamente a través de Twitter, dejando de lado las formas tradicionales o jurídicamente obligatorias de gobierno.


Bien podría replicar Petro, o cualquier otro gobernante que use esta red social, que lo que está haciendo no es gobernar por Twitter, sino comunicar por tal medio sus decisiones y ponerse en contacto con la ciudadanía.


La destitución de un funcionario –replican algunos—es un acto sujeto a formalidades jurídicas, las cuales no pueden ser reemplazadas por un “tweet”. No creo que la intención sea reemplazarlas, sino apenas comunicar la decisión, la cual luego se producirá de acuerdo con el rigor legal.


No hay ninguna diferencia con lo que solía hacerse antes y de hecho se sigue haciendo ahora: anunciar por medios de comunicación decisiones que luego se plasmarán en el papel sellado. ¿No es acaso frecuente que los ministros anuncien acciones por radio o por televisión? Nunca se plantea, sin embargo, el interrogante de si es válido gobernar por La W.


Mi preocupación sería diferente. No me importa si el alcalde usa Twitter. Lo que me preocupa es que sea lo único que haga. Me encanta que los gobernantes aparezcan en las redes sociales. Pero si se concentran en éstas y dejan de lado la tarea dura y difícil de gobernar, estarían incurriendo en una forma contemporánea y sofisticada de populismo. De gobierno vacío de contenido y de ideas, perezoso en sus métodos e incapaz en la ejecución, pero presto para comunicar y para hablar con la gente. Eso no es buen gobierno.

Autor:
Andrés Mejía
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (5 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad