Publicidad
Vie Sep 22 2017
20ºC
Actualizado 07:18 am
Lunes 23 de Abril de 2012 - 12:01 AM

¿Enamorados de Santos?

Columnista: Andrés Mejía

Yo aprecio al presidente Santos. Creo que llegó al gobierno con ideas interesantes. No dudo de sus grandes condiciones para el liderazgo nacional. Sobre su obra de gobierno prefiero evaluar caso por caso, como debe hacerse, y no cometer la falacia de calificar a la persona y a toda su labor por el resultado de un solo acto.

Eso último, además de ser buena lógica, es un imperativo democrático: una buena república se mantiene, en parte, por el hecho de que sus ciudadanos, sus líderes, y especialmente sus medios de comunicación, conservan una perspectiva crítica frente al gobernante, aún si es de su gusto.

Por esto encuentro muy preocupante lo que, considero, es una pérdida de esa capacidad crítica por parte de algunos medios.

Por supuesto tengo en mente la carátula de Semana del pasado 16 de abril. Su portada, dedicada al resultado de la Cumbre de las Américas (pero escrita antes de su culminación), despliega una foto de Santos que casi no cabe en ese espacio, junto con el discutible titular “El cuarto de hora de Colombia”. La contemplación de esta portada y la lectura del artículo dejan ver una perspectiva en exceso laudatoria del Presidente.

¿Dónde puede verse el exceso? Para empezar, en lo más elemental: la revista se anticipó a declarar como muy exitosos los resultados de una Cumbre que ni siquiera había terminado. La anunció como hito de orgullo y optimismo nacional. Vendría el ridículo sólo un día después, cuando, terminada la cumbre, se vio que de ella en realidad no emergió nada importante, y que los medios de comunicación mundiales no parecen interesarse por otra cosa distinta a las prostitutas del servicio secreto.

Y no es la primera vez: hace ya muchos meses, cuando la presidencia de Santos apenas comenzaba, Semana puso otra gran foto suya en la carátula, para un artículo donde le anunciaban como inminente líder regional e internacional. No por una evaluación de sus resultados, no por una apreciación de su programa, ni de cómo éste sirve o no a objetivos del país, sino por detalles tan frívolos como el buen inglés del mandatario.

Los medios de comunicación son la vanguardia crítica de nuestra sociedad. Esto en Colombia ha funcionado bien: baste decir que de su trabajo han emergido la mayoría de revelaciones sobre corrupción. La democracia los necesita como veedores. Labor que no pueden cumplir si se enamoran del Presidente.

Autor:
Andrés Mejía
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad