Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 10:22 pm
Sábado 18 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

No estamos en Finlandia

Columnista: Asociación Educativa de Santander

Con frecuencia recibo comunicaciones de diferentes amigos y conocidos hablando sobre el modelo de educación finlandés. Me explican que allá no tienen tareas y que las jornadas de los escolares son reducidas. Dicen que los resultados en las pruebas estandarizadas son excelentes y que allá los niños son felices.

Me he puesto en la tarea de revisar con mucho detalle estas comunicaciones así como diferentes estudios muy profundos sobre este modelo y he encontrado que el secreto de Finlandia no son estas estrategias per se, sino que el modelo que tienen allá se acomoda a sus necesidades y a su realidad. Lo mismo ocurre en Singapur o en Canadá, que a partir de modelos distantes al finlandés han logrado cambios positivos en la educación.

Definitivamente un país de rutinas dadas por las estaciones, con gran parte del año en invierno y un esquema económico avanzado como el nórdico, ofrece una cultura y un ambiente muy distintos a nuestra cultura tropical, en donde las estaciones no existen y tenemos un sistema económico que además de precario, está seriamente afectado por la corrupción y la violencia. En un país como el nuestro, es clave que formemos en los estudiantes unos hábitos de trabajo sólidos, bajo un modelo ético que sea inquebrantable. Es clave que nuestros estudiantes y más aun sus familias, entiendan que para conseguir las cosas hay que luchar con perseverancia y que la felicidad no es más que el resultado de un proceso en donde hay que sortear muchos obstáculos y aprendizajes. La felicidad en sí no existe en abstracto, sino que siempre estará relacionada con la consecución de un logro y cuanto más grande sea el obstáculo, mayor será la felicidad.  

El tema de si se deben dejar o no tareas, o si la jornada debe empezar a X o Y hora es cosmético y menor en nuestro país frente al debate que debemos hacer sobre cómo formar personas con la rigurosidad, la disciplina y los valores necesarios para sacar a la sociedad de la corrupción y de la chambonería.

Telmo Peña Amaya
Rector Colegio Nuevo Cambridge

Autor:
Asociación Educativa de Santander
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad