Sábado 20 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Carlos Chaverra
Patrocinado por:
Sábado 16 de Marzo de 2013 - 12:01 AM

Habemus

Autor: Carlos Chaverra

Me tocó ver el Habemus Papa en la sala de espera de un aeropuerto. Ya en la tarde había mucha gente regresando a sus ciudades y los televisores mostraban una plaza de San Pedro abarrotada de público, avisado por el humo blanco que anunciaba que los cardenales habían llegado a una decisión.

Para creyentes o no creyentes este era un evento de importancia, toda vez que la iglesia católica es una institución que abarca cerca de 1,100 millones de feligreses, 45% de ellos en América Latina y para seguidores o no  seguidores lo que sucede en el Vaticano no solo tiene que ver con la vida espiritual, sino que ha permeado históricamente eventos que van desde lo político a lo social y cultural.

En la sala de espera la gente seguía la noticia con distinta expectativa. Había allí una monja con evidentes signos de alegría y devoción; los jóvenes estaban más pendientes de sus celulares y del chat, algunos  hombres de negocios terminaban sus labores del día leyendo, mientras otros simplemente conversaban y seguían de reojo la pantalla. Hubo una pequeña murmuración y algo de atención cuando se anunció que el Papa era de este lado del mar y claro, no faltó aquel que echara su chiste acerca de los argentinos.

Aunque evidentemente había interés por el tema, las actitudes y las reacciones de los que allí estábamos era distinta. Algunos se sentían atraídos por la pompa y la ceremonia mientras que a varios les llamaba la atención la evidente euforia de los que estaban en la plaza. Muchos se conmovieron al oír la historia y los gestos de humildad de este cardenal jesuita.

Me puse a reflexionar que eventos como estos son significativos porque nos ponen a pensar sobre nuestras motivaciones y prioridades. Todos creemos en algo y ese algo consiente o inconscientemente fija nuestros deseos y objetivos. “De la abundancia del corazón habla al boca”, dice el proverbio. Lo cierto es que independientemente de lo que opinemos de Dios, palabras como amor, humildad, modestia, servicio, justicia e igualdad empezaron a mencionarse de nuevo.

“Si no caminamos, si no edificamos, si no profesamos a Jesucristo, nos convertiremos en una ONG piadosa, no en una esposa del Señor” dijo el nuevo Papa Francisco. Buena motivación para aquellos seguidores de Jesucristo; buen ejemplo para mostrar a aquellos cuya fe descansa en algo distinto.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones