Publicidad
Mié Sep 20 2017
22ºC
Actualizado 09:35 pm
Sábado 15 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Del sí… pero, al sí… entonces

Columnista: Carlos Chaverra

“Cifras de soldados heridos en guerra disminuyen en 97%” dice el titular de Vanguardia del pasado jueves. La noticia no solo llamó mi atención porque ocupaba toda la página principal (por lo general el titular comparte media página con una foto de otra noticia) sino que tenía igualmente unos destacados subtitulares. En ellos se mencionaba que gracias a esta reducción, el Hospital Militar daba prioridad a las patologías de las postguerras que habían estado por muchos años desatendidos. Además, menciona que “todo el aprendizaje acumulado en cuanto a intervenciones y recuperación de pacientes, por culpa de la guerra, ahora es compartido a nivel internacional”.

Mi reacción inmediata fue ponerle un “pero” a lo que evidentemente era una buena noticia. Sí …pero ahora hay otros más violentos que invaden los territorios ocupados antes por las Farc, sí, pero… la corrupción sigue rampante, sí…pero no todas las armas entregadas son las que son. Me detuve un instante y me di cuenta de que la noticia no invitaba a formular un pero, sino a reflexionar sobre un entonces. Como consecuencia de los tratados disminuyen los soldados heridos, entonces se abren los espacios para atender otras patologías, entonces se pueden exportar experiencias médicas a otros países, entonces nos podemos dedicar a labores más preventivas, entonces podemos poco a poco ir ganando confianza en que se puede vivir de otra manera.

La noticia trae unas estadísticas que muestran que se pasó de 424 soldados heridos en el 2011 a 12 en el 2017 y de 129 soldados amputados en el 2012 a 1 en el 2017. Le iba meter un “pero” a los datos, pero me contuve e hice el esfuerzo de pensar en un “entonces”. Entonces hay más recursos para trabajar en la rehabilitación auditiva y cirugías reconstructivas, entonces más de 400 familias dejarán de sufrir dolor por sus heridos.

Para mi sorpresa encuentro que mis peros están bien engranados en mí. Tarea difícil me espera de reblandecer un corazón endurecido y cambiar las sombras de las expectativas incumplidas por la luz de esperanzas por construir. Así que me esforzaré por cambiar el sí…pero, al sí…entonces. Sin duda una cuesta empinada, pero de solo pensar en los premios que encontraré en la cima concluyo que vale la pena el esfuerzo.

Autor:
Carlos Chaverra
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad