Publicidad
Mié Sep 20 2017
26ºC
Actualizado 03:35 pm
Sábado 16 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

De utopías y realidades

Columnista: Carlos Chaverra

“Las empresas son el mayor creador de valor en el mundo. Los negocios son buenos porque crean valor, son éticos porque se basan en un intercambio voluntario, son nobles porque pueden elevar nuestra existencia y son heroicos porque pueden sacar a las personas de la pobreza y crear prosperidad.”

El párrafo nos deja a todos perplejos, utopía es lo que se viene a la cabeza. Nos explican que la frase es escrita por un empresario exitoso y conocido por su integridad, John Mackey, dueño de la compañía Whole Foods que en su momento creó una tendencia de supermercados en donde todos sus productos son orgánicos. Mackey explica que su organización se cimienta en cuatro pilares: propósito superior, integración de grupos (“stakeholders”) de interés, liderazgo consciente y una administración y cultura consciente.

Me llama la atención esto de la palabra “consciente”. ¿Consciente de qué? ¿De que las organizaciones son el mayor creador de valor? A la mente del economista esto puede resonar como realidad. Pero ¿“éticas nobles y heroicas”? “Como aguja en pajar” diríamos; no obstante el hecho de que más de una docena de compañías, según Mackey, entre ellas Costco, Google, UPS operan bajo estos principios.

“El capitalismo de mercado es el sistema más poderoso de cooperación social y de progreso humano jamás concebido. Es una de las ideas más fascinantes que nosotros los humanos hemos tenido. Pero aún podemos aspirar a más”, es el remate del párrafo de Mackey. ¡Utopía!, pensamos de nuevo. ¿Y qué de las inequidades e injusticias que vivimos? ¿Por qué la riqueza creada por este capital esta tan mal distribuida?

Sin embargo descubrimos que el párrafo en discusión nos habla no solo de anhelos lejanos y sueños que nuestro escepticismo cree imposibles, sino de realidades que alguna vez hemos vivido. Eso ha sido así cuando nuestras ideas se han convertido en empresas, cuando hemos cumplido nuestra palabra, cuando familias encuentran empleos donde son tratadas con dignidad, donde nuestros impuestos se han traducido en obras, donde cultivar la relación prevalece sobre la transacción, cuando nuestras acciones están llenas de propósitos nobles y no temores egoístas.

¿Empresas éticas, nobles y heroicas? ¿Utopía? o más bien una realidad que estamos llamados a construir. Hemos visto asomos de luz, ¿por qué no hacerlo una realidad permanente?

Autor:
Carlos Chaverra
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad