Sábado 16 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

Rendir cuentas

Columnista: Carlos Chaverra

Una de las tareas más importantes que tiene todo elque asume una responsabilidad, es el de rendir cuentas. Al fin y al cabo el que enfrenta un reto, tarea o proyecto, debe actuar como aquel buen mayordomo que sabe que no es dueño de nada pero actúa como si lo fuera y por ende está en la obligación de trabajar con su mayor esfuerzo e integridad.

Cuando las cosas no van tan bien la rendición de cuentas puede ser bastante traumática. Al llegar el momento de la verdad asoman todas las inseguridades y temores, lo que nos pone a la defensiva. Allí somos más proclives a tratar de defendernos con justificaciones y nos cuesta exponer con razonadas explicaciones.

Imaginémonos que usted es el monarca de Gran Bretaña, cabeza de estado admirado y respetado por el mundo. De pronto una persona de la nobleza, dueño de un periódico, cuestiona su labor. Dice que ha perdido todo contacto con sus súbditos y agrega además que no rinde cuentas como debería y que, cuando lo hace, actúa como una pedante colegiala y que el solo escucharla produce dolor de cabeza. Recordemos que es el año 1957 la persona criticada: la reina Isabel de Inglaterra.

La galardonada serie de Netflix,The Crown, narra esta historia. Por supuesto hay gran conmoción. Lord Altrincham, su acusador, se apresta a ser entrevistado en el programa de mayor audiencia. ¿Por qué odia a la monarquía?, le pregunta el entrevistador. “Todo lo contrario”, replica Altincham”, la monarquía constitucional aporta estabilidad. Es un jefe simbólico por encima de los intereses de los políticos egocéntricos y ambiciosos. La monarquía marca el camino, representa a la nación y la idiosincrasia de nuestro país.” El rostro de la Reina, que presencia la transmisión, cambia de semblante. Ya no es el ceño adusto y ofendido sino el de aquel que está dispuesto a escuchar.

La reina busca a Altrincham y este le da una lista de concejos. Entre ellos el que cambie la forma de dirigirse a sus ciudadanos y que realice por primera vez una alocución de navidad por la televisión. Al final la reina entiende que hay un propósito superior de su mandato que la obliga a superar inseguridades y temores. Un buen ejemplo a seguir cuando nos toque rendir cuentas.

Autor:
Carlos Chaverra
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad