Sábado 03 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Merli

Columnista: Carlos Chaverra

Recuerdo que era una persona menuda con un fino bigote y unos lentes que lo hacían ver más viejo. Su vestimenta era modesta, pero la llevaba de una manera muy digna y aunque sus ademanes eran las de un hombre humilde despertaba cierta areola de respeto. Su materia, español, no era de las más populares teniendo en cuenta que en el colegio todas las clases eran en inglés y por tanto mi querido profesor Bernal era algo así como mosca en leche.

El profe nos puso a estudiar un libro de un sacerdote español, José Luis Martin Vigil, con un curioso título ‘Cierto Olor a Podrido’ que narraba la vida de un grupo de jóvenes adolescentes como nosotros. Allí se narraban los dramas de familia, las tentaciones propias de nuestra edad, pero también las alegrías de la amistad que es tan especial en esos años en donde todavía no se ha sido tan atropellado por la vida. Luego leímos ‘Edad Prohibida’ de Torcuato Luca de Tena, con un tema similar de muchachos jóvenes con sus sueños y ambiciones. Hoy después de más de 40 años tengo en mi biblioteca las obras completas de Martin Vigil y todavía puedo recitarle a mi esposa el único poema que me he podido memorizar gracias a ‘Edad Prohibida’.

¿Por qué recuerdo al Profe? Quizás por su autenticidad o sus maneras tímidas y pausadas, pero poderosas en sabiduría. A través de estos libros nos invitaba a reflexionar sobre nuestra vida – labor titánica cuando se trata de adolescentes- pero, más importante aún, se abstenía de juzgarnos. Nos enseñó a valorar nuestro presente, pero pensando también que nuestras decisiones hoy sembraban las bases de nuestro futuro. Todo esto nos lo hacía ver en lenguaje simple a través del poder de la literatura. Pensándolo bien el profe amaba su profesión y nosotros éramos los directos beneficiarios de ello.

Merli es la historia de un profesor de filosofía en un colegio de Barcelona. Mi profe se hubiera visto retratado allí, aunque no se cuál hubiera sido su reacción ante los avances de la tecnología que le hubiera obligado a ver la serie en Netflix.

Merli me remontó a aquella época y a agradecerle a la vida por profes como Bernal y sus semillas de amor y sabiduría.

Autor:
Carlos Chaverra
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad