Publicidad
Vie Sep 22 2017
27ºC
Actualizado 11:02 am
Sábado 08 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Soñar, crear y actuar

Columnista: Carlos Chaverra

Recuerdo que había una especie de tumulto a la entrada del almacén. Era un gran local en vidrio y al entrar bajaba uno por unas escaleras en forma de espiral. Al llegar allí se divisaba un gran salón lleno de computadores de hermosos diseños y minúsculos teléfonos y grabadoras de video y sonido. Llegaba allí la gente a probarlo y se maravillaban de ver que la tecnología podía ser no solo utilidad y productividad, sino diseño y belleza. La gente entraba no como simple comprador, sino también como testigo de algo que no podía perderse, un acontecimiento para compartir en conversaciones futuras. Esta escena la vi repetida en muchos almacenes de Apple y por las reacciones que despertó la muerte esta semana de su fundador, Steve Jobs, parece que su legado irá mucho más allá de ser el cerebro detrás de Apple y sus productos estrella Mac, I-Pod, I-Phone y I-Pad.

 



"Cuando eres un carpintero haciendo una linda cajonera no vas a usar un pedazo de madera contra parchada en la parte de atrás, aun cuando sabes que estará frente a una pared y por lo tanto nadie la verá. Para poder dormir tranquilo la estética, la calidad, tienen que ser llevadas a cabo en absolutamente todos los aspectos del producto". Sin duda esta era una característica que todos apreciábamos de sus productos. Sin embargo, Apple trascendió la estética y el diseño y cambio industrias enteras no solo en el campo de las computadoras personales sino la de la música y aplicativos para todos los usos con una nueva forma de adquirirlos a través de su almacén virtual.

 



En su célebre discurso a los graduandos de Stanford, sabiendo ya de su enfermedad de cáncer, contó cómo fue entregado en adopción por su madre y cómo sus padres adoptivos lo devolvieron porque querían más bien una niña. Nunca se graduó y fue botado de Apple por un CEO que él mismo había recomendado. Se recuperó creando las compañías Next y Pixar (ganadora de Oscares en animación) y regresó a Apple para convertirla en una de las primeras del mundo. "Un hombre imperfecto que quería ser perfecto", lo califican algunos al mencionar sus luchas con una personalidad que algunas veces pasaba de arrogante y avasalladora. Al final fue un hombre que soñó, creo y actuó, buen ejemplo a seguir.

Autor:
Carlos Chaverra
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad