Publicidad
Dom Ago 20 2017
19ºC
Actualizado 07:21 pm
Sábado 10 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Honrar como es debido

Columnista: Carlos Chaverra

La primera vez que los vi, me llamó la atención la formalidad de sus trajes y movimientos. Ambos lucían elegantes: él, de corbata y vestido formal y ella, cuidadosamente arreglada para la ocasión. Se veía que el almuerzo que estaban compartiendo era una ocasión especial para los dos y desde mi mesa observaba la deferencia con que él se dirigía a ella, con una mezcla de respeto y cariño que me puso a pensar que debería haber entre ellos un lazo profundo de afecto que iba más allá de la amistad o de la formalidad de un almuerzo de negocios.


En otra ocasión, en otro restaurante me los volví a encontrar y de nuevo me atrajeron sus elegantes trajes y ese algo especial de su comportamiento. Pensé que ésta sería para ellos una cita semanal y por la diferencia de edad supuse que eran hijo y madre ya que para mí la forma de sus gestos y maneras no podía ser más que aquellas que unen al hijo con ese ser especial. Meses después, por casualidad, me enteré que ese era su parentesco.


Concluí que esos almuerzos con su formalidad y cariño eran una expresión de dedicación con que el hijo honraba a su madre. Como diciembre es mes de reflexión, recordé esta historia y me puse a pensar en mi propia relación con mis padres y de qué forma podía ser mejor cumplidor de aquel mandamiento bíblico que dice " si honras a tu padre y a tu madre te irá bien y tendrás una larga vida en la Tierra." Repasé cómo aprovecho el tiempo cuando estoy de visita en la ciudad que ellos viven y las veces que por los afanes de la vida nuestras conversaciones se quedan en una actualización ligera del acontecer diario.


Aprovecharé este diciembre que mis padres vienen a mi ciudad para hacer una cita formal con ellos. Me pondré mis mejores galas y los llevaré a cenar. Cuando allí lleguemos serán las personas más importantes porque tendrán mi atención sin distracciones. Aspiro a que en mi corazón puedan ver mi amor por ellos y que mi palabra deferente y de reconocimiento los honre. Por la distancia no podré hacer la cita semanal, pero les haré saber que los honraré con un "te quiero" diario y un "los amo" por lo que en mi vida han sembrado.

Autor:
Carlos Chaverra
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad