Publicidad
Lun Nov 20 2017
21ºC
Actualizado 04:38 pm
Sábado 11 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

Solidaridad de gremio

Columnista: Carlos Chaverra

El gremio de árbitros del futbol colombiano anda furioso por las declaraciones del Señor Álvaro González, presidente de Di fútbol. González puso en duda la hombría de los árbitros al decir que el requisito para vestirse de hombre de negro era el que tenía que ser homosexual. Los señores árbitros en solidaridad de gremio contraatacaron manifestando que Don Álvaro tenía vínculos truculentos con los oscuros autores del asesinato de un colega.


Así mismo hace poco el gremio de los controladores tuvo paralizado el transporte aéreo del país. En solidaridad reclamaban mejores condiciones de trabajo, razón por la cual decidieron realizar labores bajo operación reglamento. A veces la solidaridad de gremio se extiende a otros gremios, en especial cuando se combina con la siempre volátil e impredecible política. En este caso las supuestas reivindicaciones sociales terminan reducidas a una pugna por intereses particulares donde los mismos gremios salen perdiendo.


La solidaridad de gremio se genera igualmente por eventos que escapan nuestro control directo. Tal es el caso de la solicitud de la ANDI para que se haga algo por apaciguar la caída del dólar. Finalmente ni siquiera el mundo glamuroso del tenis es ajeno a estas asociaciones. En el reciente Abierto de Australia se ventiló la inconformidad de los jugadores con el siempre exigente calendario de la ATP.


En Bucaramanga decidimos romper con todos los protocolos de solidaridad de gremio cuando los queridos taxistas de la ciudad decidieron transarse en sensacional batalla campal de huevos. El caso es que no se los lanzaban a los abusivos piratas, a la alcaldía, o a cualquier otro enemigo de sus reivindicaciones, sino entre ellos mismos. Decidieron echar por la borda la solidaridad y más bien forzar a sus colegas de gremio, que querían trabajar y no participar, a unirse a la fuerza a punto de bombardeos del preciado (o despreciado) alimento sobre sus carros. Como siempre, el que pagó el pato fue el pasajero y la ciudadanía ya que decidieron que una forma de ganar adeptos a su causa era bloqueando las principales vías de la ciudad.


No sé si su peticiones fueron solucionadas, lo cierto es que como gremio la solidaridad quedó tan resquebrajada como cáscaras de huevo y pensaría que para algunos taxistas, ante el ataque de sus colegas, su sentido de pertenencia a esta agremiación quedó valiendo lo mismo.

Autor:
Carlos Chaverra
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad