Publicidad
Mié Ago 16 2017
25ºC
Actualizado 11:45 am
Sábado 03 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

La Rebeca

Columnista: Carlos Chaverra

“En 1928 arribó a nuestra capital una mujer que llego a inspirar a muchos y a proteger del frío y de la soledad a los indigentes y solitarios. Es Rebeca una escultura que viajó a Bogotá desde París. En 1950 se abrió la Avenida 26 y quedo dividida en dos. Cinco años después se construyó una glorieta en la misma Avenida, obra que obligó a que las esculturas que la habitaban fueran trasladadas al Parque Nacional y a otros sitios de la ciudad. Pero la única que no fue desterrada de ese lugar era ella, la Rebeca, escultura que se ubicó en su sitio original que hoy en día es representativo e histórico.”


Conocí a la Rebeca en mi época universitaria ya que era escala obligada para todo aquel que pasaba por el centro de Bogotá. Era, como lo menciona la descripción que da de ella el portal Bogotá, un ícono para la ciudad. Se trataba de una bella  mujer desnuda puesta en medio de un pequeño y hermoso estanque de agua.


La relación de los bogotanos con Rebeca era bastante particular. Había épocas en que lucía radiante, el estanque  era cuidado con esmero y daba gusto pegarse la pasadita y sentarse un rato a disfrutar del frío mañanero. Había también tiempos en que a La Rebeca la dejaban llenarse polución y se convertía en el bañadero de indigentes y lugar preferido para atracos. Los bogotanos despertaban a veces de su apatía y se quejaban al gobierno local y dependiendo del político de turno se le hacía o no mantenimiento. Alguna vez La Rebeca amaneció con la nariz rota víctima de alguna furiosa arremetida y hoy se encuentra ad-portas del olvido, rodeada de rascacielos y sin el respeto y consideración que antes comandaba.


Esta semana se conoció el pronunciamiento de la destitución de la Fiscal. Nadie entiende porqué la Corte después de n-mil votaciones falló en la que no debía, ni porqué duramos en interinidad más de un año o si el estudiante de derecho que interpuso la demanda actuó por su celo protector de la constitución. Algunos afirmarán que Lucio era demasiada carga o que la Fiscal fue víctima de fuerzas oscuras. Cualquiera que sea la razón a la Fiscalía le hemos dado el trato de La Rebeca. Ojalá resista los embates; hay más que una bella escultura en juego.

Autor:
Carlos Chaverra
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad