Publicidad
Mar Nov 21 2017
20ºC
Actualizado 10:10 pm
Sábado 24 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Mea Culpa

Columnista: Carlos Chaverra

“Me siento especialmente responsable de la derrota  porque las decisiones que fui tomando no modificaron ni resolvieron  lo que pretendía corregir. Debilitaron lo que el equipo tenía sólido. Esta es una de las derrotas de mi carrera en la que más culpable me siento.” Este “mea culpa” del entrenador del  equipo español Atletic  Bilbao, Marcelo Bielsa, es inusual en el mundo de los deportes donde no se puede dejar  ver falla alguna y cualquier muestra de ella es interpretada por hinchas y contrincantes como una muestra de debilidad impropia de un deportista y más si se trata del “varonil” deporte del futbol. Además, el “mea culpa” no se dijo en “lo secreto”, donde muchas veces se acostumbra, sino en plena sala de prensa  ante los periodistas  y los medios de televisión luego de la derrota del equipo vasco ante el Atlético de Madrid.


La liga española es muy competitiva y la derrota fue aun más dolorosa toda vez que el equipo de Bielsa está en la disputa de los lugares en  donde se logran  los cupos para las distintas copas europeas.


Bielsa no solo se quedo en el comentario sino que explicó cada una de sus decisiones y cómo lo que pretendía de ellas no se dio, con lo cual su “mea culpa” no fue algo artificial  que hace el entrenador para proteger a sus jugadores sino que dejó al desnudo lo que él considero sus debilidades como estratega.


Como el mundo es de contrastes, el mismo día de la autocítica de Bielsa aparecía las noticia de la histeria generalizada de los jugadores y el entrenador del  Real Madrid como consecuencia de su empate ante el  Villareal. Se reducía así la ventaja que tiene el equipo merengue ante su archienemigo, Barcelona, en la liga. Allí el “mea culpa” se cambió por “su culpa”, en este caso la del arbitro al que le llovieron toda clase de improperios que terminaron en la expulsión del entrenador Mourinho, un asistente y dos de sus jugadores.


Como es usual en los casos de “su culpa”, no hay lugar a la reflexión, a la  autocrítica y ni siquiera un mínimo reconocimiento al contrario. La emoción prevalece sobre la razón. Y si uno va a ver, el “mea culpa” de Bielsa requiere más valentía que el “su culpa” de Mourinho. ¿No creen ustedes?

Autor:
Carlos Chaverra
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad