Publicidad
Sáb Dic 16 2017
21ºC
Actualizado 06:07 pm
Martes 05 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

De cargos y autoridad moral

Columnista: Carlos Gómez

Siempre es preciso diferenciar ‘el honor que dan los cargos’, de ‘ejercer los cargos con honor’. Lo primero suele obnubilar a bastantes: dan poder, se figura públicamente, se llega incluso a tener otras prebendas como carro y conductor, asistente para manejar la agenda, discrecionalidad para tomar decisiones y definir el destino de personas, grupos y organizaciones. Lo segundo es, indudablemente, más complejo: implica el ejercicio ético de las funciones, asumir las responsabilidades de las decisiones, trabajar con transparencia, deponer los intereses personales por los intereses de las personas quienes llegan a depender de las decisiones, buscar el bien común permanentemente y dar cuentas continuamente. A quienes buscan el honor de los cargos los definen palabras como poder, egoísmo y prepotencia; a quienes los ejercen con honor, los definen servicio, altruismo y responsabilidad.

En el ejercicio de las funciones públicas sí que es frecuente encontrar estos dos prototipos de personas; aunque pareciera que lo estatal estuviera hecho para gente que es capaz de venderle el alma al diablo con tal de sacar tajada y “aprovechar el cuarto de hora”. De otro lado, la gente honesta le tiene miedo al servicio público justamente, por lo contrario: temen que siendo rectos terminen enredados por una maraña de corrupción para la que las personas probas no están acostumbradas a lidiar; esto hace que los mejores huyan del servicio estatal. Obviamente que los hay que se arriesgan y salen avante, demostrando siempre que es posible hacer las cosas bien y manejar lo público con rectitud; es decir, ejercer el cargo con honor y salir con grandeza.

Así las cosas, duele saber que en la Secretaría de Educación de Santander estén pasando las cosas que las noticias han informado en los últimos días. La actual Secretaria ha sido capturada por presuntas indelicadezas en la contratación del Plan de Alimentación Escolar en detrimento de la calidad alimenticia que se ofrece a nuestros escolares. Otra Secretaria, de la administración anterior, también está en investigación por sobrecostos en la contratación de la vigilancia. Serán los jueces quienes decidan sus casos.

Duele sí, que sean funcionarios de la Educación que, por principio, debieran ser las personas más probas, que den ejemplo y que defiendan lo más preciado de una sociedad: la niñez y la juventud.

Autor:
Carlos Gómez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad