Martes 16 de Enero de 2018 - 12:01 AM

Vuelve la “Historia”

Columnista: Carlos Gómez

¡Qué bueno que haya regresado la “Historia” al plan de estudios de la educación básica y media! La fusión en las llamadas “Sociales” produjo una amalgama que terminó siendo una aproximación ‘light’ a los fenómenos históricos, que nos hizo perder la memoria, los posicionamientos críticos a la construcción de la nacionalidad, el entendimiento de los procesos mundiales y su impacto en un mundo globalizado, la formación de los sistemas ideológicos y económicos, la interconectividad de los fenómenos mundiales y, algo muy importante, perder los hilos que nos conforman como nación y país.

El desafío que viene es enorme. No se trata solo de que en el horario empiecen a aparecer unas “horas” de aburridas clases para volver a aproximaciones cronológicas y acríticas o, peor, a ideologizaciones que dan el mismo resultado: pérdida del sentido crítico o la manipulación. En estos tiempos de polarización sí que es importante abordar la historia permitiendo a los estudiantes el acceso a procesos de lectura crítica, de revisión de noticias, de comparación de perspectivas e interpretaciones, de debates que permitan ventilar las posiciones encontradas, y algo que hemos perdido: recuperación de los elementos que construyen la nacionalidad, respeto por símbolos que, aunque podemos interpretarlos, nos ayudan a sentirnos parte de una proyecto de nación, y recuperación de los personajes y entornos que forjaron lo que hoy es Colombia.

No se trata de veneración por los próceres -como antaño, sino valoración de los hechos y los liderazgos que nos valieron la construcción de la nacionalidad.

No sobra decir que debemos rescatar las “liturgias laicas” que nos conectan con la historia: los lugares patrios de las gestas nacionales, los monumentos en su significatividad y contexto, y que siempre habrá razones poderosas, emotivas y razonadas para sentir orgullo de ser colombianos, nacionales de un país, pero también ciudadanos del mundo.

Sin embargo, no podemos desdeñar la “Geografía”. Los territorios han sido los escenarios de la historia y si es cierto que desconocemos la memoria, igualmente solemos sentirnos extranjeros en nuestro propio espacio geográfico.

El suelo colombiano: rico, variado, inmenso, colorido, generoso, regional y nacional es nuestro patrimonio y nuestro desafío. Interesante ejercicio en este momento de campañas políticas que demandan conocimiento de la historia política para entender el presente y proyectar el futuro.

Autor:
Carlos Gómez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad