Domingo 28 de Diciembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Christiane Lelievre
Patrocinado por:
Jueves 27 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

Sin buey ni asno

Autor: Christiane Lelievre
No había ni buey ni asno en la pesebrera en la que nació el niño Jesús, es lo que asegura el papa Benedicto XVI en su libro “La infancia de Jesús”. Al encontrar este lugar, dedicado a la alimentación de animales, sin comensales y eso en plena noche de invierno, la Sagrada Familia se perdió el calor de las bestias, también su olor que es tal vez lo que molestaría a su Santidad. El pesebre tal como lo conocemos, y que en muchas culturas se hace en diciembre, es un simpático invento, siglos después, de San Francisco de Asís.

Todos sabemos que es simbólico y sin conformidad a la realidad; por eso, nadie se sorprende de ver reyes magos más grandes que sus camellos, de rodillas en camino hacia el pesebre; nadie critica al lago de espejo con cisnes de plástico que seguramente no son animales comunes en la campiña palestina. El pesebre de Navidad es así, irracional, lleno de fantasía, nada conforme a la realidad - de por sí ni segura ni única. Y, finalmente, como lo dice una bumanguesa invitada a opinar acerca de la decisión del papa de erradicar el buey y el asno del nacimiento de Jesús: “y él ¿cómo puede saberlo?”

Lo interesante del asunto, y lo preocupante, son precisamente las respuestas de las gentes cuando un reportero les pregunta su opinión acerca de los cambios que el Papa sugiere hacer en la tradicional representación del nacimiento de Jesús. Las personas entrevistadas expresan que seguirán haciendo el pesebre igual, “como siempre se ha hecho”. Porque “así me lo enseñaron”; “no tienen por qué cambiarnos las costumbres”; “mi papá y mi abuelo lo hacían así…”; etc. 

Los argumentos aludidos reflejan conformismo, resistencia al cambio y tendencia a seguir haciendo lo que se viene haciendo “porque sí”. No me preocupa el pesebre, sino otras costumbres, a veces dañinas pero profundamente arraigadas y difíciles de cambiar, perpetuadas con argumentos conservadores, homenajes a la pasividad intelectual.
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones