Viernes 19 de Diciembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Christiane Lelievre
Patrocinado por:
Jueves 25 de Julio de 2013 - 12:01 AM

El legado de Carlos Virviescas

Autor: Christiane Lelievre

Ese “roble prestado por 82 años”, según la bella evocación metafórica que hizo la hija de Carlos Virviescas al final de su funeral, se fue a echar raíces en otros lares. Nos queda el recuerdo de un hombre de fina y sagaz inteligencia, respetuoso y bondadoso, educado y decidido. Según su hijo, hasta el final, ese visionario en algunos momentos tildado de loco por torpes opositores, insistía en que “hay que soñar”; y lo seguía haciendo con más de 82 años de edad con entusiasmo juvenil y sabiduría de viejo. Soñaba con una ciudad más humana, planificada, mejorada y dirigida por líderes honestos, con habilidades para la planificación de un desarrollo urbano sostenible. Cuando apadrinó los inicios del Movimiento Consciencia Ciudadana MCC y aportó a la elaboracióndel Compromiso por Santander, firmado por muchos candidatos con fervor electoral y poco respetado por los elegidos, soñaba con alcaldes que dieran ejemplo de transparencia y rectitud…

Exhortamos a los que invocan el “legado de ética en el servicio público y de trabajo honesto por toda nuestra comunidad” de ese hombre considerado como una de las “más valiosas reservas moralesde Bucaramanga”, a ir más allá del homenaje póstumo y asumir la responsabilidad de seguir sus enseñanzas. Además de admirar al hombre, hay que emularlo.

En el sepelio, su hijo mencionó tres formas de honrar la memoria de este hombre ecuánime y soñador: Sembrar un árbol para cuidarlo y dejarlo en recuerdo de su ejemplo. (¿Qué tal un nuevo parque llamado “Bosque Carlos Virviescas” en Bucaramanga?) Ayudar a un anciano cualquiera, con un abrazo, una sopa, una sonrisa, un medicamento. Y perdonar a una persona, sencilla y profundamente, y experimentar el alivio que procura hacerlo.

Para los que admiramos su pulcritud y seriedad, los que compartimos sus ideales, la tarea es imitar a este querido viejo que supo soñar hasta el final de sus días y obrar para realizar sus sueños.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (6 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones