Publicidad
Mié Sep 20 2017
26ºC
Actualizado 03:35 pm
Jueves 31 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

El televisor no es la mejor niñera

Columnista: Christiane Lelievre

El televisor no es la madre de todos los males, pero tampoco es la mejor niñera, lo cual resulta preocupante si tenemos en cuenta el tiempo pasado por buena cantidad de niños y niñas menores de tres años frente a la TV u otra pantalla, de tableta o teléfono. Muchos adultos instalan los bebés frente al televisor o les prestan su tableta o celular para distraerlos o que dejen de llorar; o porque creen que estas pantallas animadas van a estimular las habilidades de sus retoños y hacerlos más inteligentes. Al contrario, según la Asociación Francesa de Pediatría Ambulatoria, estas prácticas pueden interferir negativamente en el desarrollo infantil, del lenguaje y las habilidades sociales, afectando también la imaginación y creatividad orientadas y limitadas. La estimulación proveniente de las pantallas es más pobre que la del entorno humano y social.

Antes de los tres años, niños y niñas requieren interactuar con su entorno real con el que pueden relacionarse con sus cinco sentidos. Deben poder observar, tocar, desbaratar, tener libros de papel para acariciar o rasgar páginas reales, escuchar una persona leerles o contarles cuentos. No les hace falta tableta para aprender. Si no tienen una, no se van a “atrasar”; se pondrán rápidamente al día cuando sea conveniente para su desarrollo cognitivo, de motricidad fina y social. Y si no se puede, o quiere, evitar el contacto temprano, a partir de los 30 meses se les puede poner una tableta entre manos y ver y escuchar con ellos videos de canciones infantiles, jugar juntos, siempre controlando el tiempo para no enervarlos más que la cuenta y preservar sus ojos.

Igualmente, importa que los pequeños no estén solos frente al televisor y que vean solo programas adaptados a su edad – se supone que ninguno lo es para menores de tres años -, aún los “dibujitos”. Estar solo, pasivamente frente a la “caja mágica”, genera una carga emocional que puede generar hiperactividad y dificultades para concentrarse o dormir.

Autor:
Christiane Lelievre
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad