Publicidad
Sáb Nov 18 2017
19ºC
Actualizado 07:08 pm
Domingo 09 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Al Congreso le vuelve a subir el salario

Columnista: Claudia López

Mientras que un Senador o Representante a la Cámara ganará 30 millones de pesos al mes por trabajar 2 veces a la semana, un colombiano promedio se esfuerza trabajando entre 5 y 6 días para apenas sobrevivir con $737.717 y hasta menos.

En marzo de este año, el Gobierno emitió un decreto de actualización para servidores públicos que autoriza un incremento del 6,75% en su salario; con este, los congresistas quedarán ganando a partir de este mes cerca de 30 millones de pesos mensuales. Y como si fuera poco, reciben un retroactivo que se acerca a los 12 millones de pesos más la prima de mitad de año. Así que saquen sus cuentas.

Pero lo peor de esto es la otra cara de la moneda, donde el Ministro de Hacienda le da una respuesta negativa a las demandas de maestros y pensionados con la excusa de una “situación de déficit económico” que impide correr con gastos extra. Esta es una demostración de las prioridades del Gobierno, pues es mucho más fácil cumplirle a los congresistas que a sectores sociales con demandas sensatas y necesarias. Y es justamente por eso que surgió la Consulta Anticorrupción, una forma para que la ciudadanía dé ejemplo firmando y votando para que se logre una reducción en el salario de los congresistas y a la vez les obliguen a mostrar sus declaraciones de renta e intereses, así como limitar a máximo 3 periodos su permanencia en el mismo cargo. No se logró a través de proyectos de ley, porque claramente no son capaces de autorregularse y hundieron en 8 oportunidades estas iniciativas. Por eso es momento de acabar con la sinvergüencería de la gran mayoría que no representan a sus votantes, no cumplen con sus labores y sí reciben cómodamente un salario que no merecen. En España, un congresista gana 8 salarios mínimos, en EE UU 11, en Argentina 20 y vergonzosamente en Colombia se ganan 40 salarios mínimos ¡mensuales! Con ese dinero podríamos atender la nutrición y el jardín de 305.000 niños, la salud de 125.000 colombianos de bajos estratos y cubrir la educación de 63.000 jóvenes.

Es momento de que Colombia le dé una lección a los congresistas que a través de mermelada y clientelismo han logrado perpetuarse o actuar a su antojo. Las elecciones de 2018 le demostrará a más de uno que no son omnipotentes y que la ciudadanía es más poderosa de lo que ellos creen.

Autor:
Claudia López
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad