Publicidad
Vie Sep 22 2017
22ºC
Actualizado 03:36 pm
Miércoles 12 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Por el camino equivocado

Columnista: Consuelo Ordoñez

Propaganda negra, vandalismo contra la publicidad, enfrentamientos entre avanzadas, desprestigio en las redes sociales, amenazas, encuestas y sondeos sin ficha técnica verificable, es lo que más se está viendo en estas campañas electorales. Podría asegurar que los autores intelectuales no son los candidatos, pero algunos simpatizantes están marcando el derrotero erróneo.


Llegaron a mi correo dos videos de fina elaboración, pretendiendo desprestigiar a Lucho Bohórquez. Producen indignación por la maldad que transmiten. No tendrán otro efecto. Otro, en tono de burla, sobre la visita del expresidente Uribe. Dicen que hay más, que afortunadamente no he visto, pero si todo ese ingenio se canalizara en positivo, la campaña sería más interesante y útil.


Los debates, la verdad, no han aportado mucho, el formato demasiado rígido y de debate poco. Es preocupante, por ejemplo, que no profundicemos sobre aspectos financieros. Ese tema pensé verlo en el reciente debate de la Cámara de Comercio, pero también estuvo ausente, tanto como muchos de los empresarios más importantes de la región, ausentes.


Santander verá afectados sus ingresos por la reforma de las regalías directas y parte de ellas están comprometidas para el pago de la deuda adquirida en el Plan Vial Departamental y el pago de pensiones, sobre lo cual aún no hay definiciones claras. Pero además, los recursos de alimentación escolar, mejoramiento de infraestructura educativa y de salud, dotación de hospitales y colegios, incluso la contratación del equipo de atención extramural en salud, amén de los proyectos prioritarios del plan de desarrollo, se financian en buena parte con esta fuente de recursos. El Fondo de Compensación se diseñó para Proyectos Regionales, pero nadie ha propuesto cómo cubrir el hueco en los programas sociales.


Por el lado de Bucaramanga, el presupuesto real no supera $450.000 millones anuales, de los cuales el 48% corresponde a Transferencias de la Nación, y del saldo, cerca de $80.000 millones se requieren para atender funcionamiento y servicio de la deuda. Cada año, hasta el 2015, debemos girar $9.600 millones a Metrolínea. O sea, en el cuatrenio tendremos aproximadamente medio billón para libre inversión, por lo que hay que ser muy estratégicos en su distribución. Están pendientes temas de valorización, plusvalía y vigencias futuras.


Sobre estos y otros temas quisiéramos debates, pero entre tantos dimes y diretes, lo importante pasa al último lugar. Estamos en el camino equivocado.

Autor:
Consuelo Ordoñez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad