Publicidad
Vie Sep 22 2017
21ºC
Actualizado 09:59 pm
Domingo 03 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

El Contralor de Bucaramanga que no controla

Columnista: Diana Giraldo

Esta semana se conoció que la Auditoría General de la República advirtió posibles irregularidades en los procesos de control fiscal que adelanta la Contraloría de Bucaramanga, en cabeza de Jorge Gómez Villamizar.

Según las denuncias que llevaron al pronunciamiento de la Auditoría, el Contralor habría solicitado a funcionarios cambiar los informes que afectarían a sus amigos cercanos, es decir a funcionarios liberales que él debería vigilar.

La Auditoría encontró que la Contraloría retiró observaciones en el 46% de las auditorías, lo que evidencia deficiencias en la práctica de control fiscal de su entidad.

Con esta práctica, por ejemplo, favoreció en un proceso al concejal liberal Henry Gamboa. Así mismo, se archivaron dos de los tres procesos que la Contraloría adelantaba contra Óscar Uriel Arrieta, por las presuntas irregularidades en el contrato para la recolección de basuras firmado entre la Emab y Proactiva.

Pero no era necesario el informe de la Auditoría para confirmar lo que toda la ciudad sabe: que el Contralor ha utilizado su entidad para abrir investigaciones a cuanta denuncia se hace contra el alcalde Hernández (lo que se aplaude, porque toda entidad debe responder con celeridad a los ciudadanos), pero nada hace frente a las decenas de denuncias que existen contra funcionarios liberales o que fueron parte de la administración Bohórquez.

En mayo denuncié en este espacio, bajo el título ‘Un puente de corrupción’, cómo el secretario de Infraestructura, Clemente León, adjudicó un contrato para diseñar un puente peatonal frente a la Terminal de Transportes, en ese entonces en cabeza del concejal liberal Wilson Mora. Se pagaron $312.839.820.00. Expertos consultados afirmaron que el diseño del puente en realidad costaría entre $90 y $100 millones.

Mi denuncia quedó radicada bajo el número DPD-17-1-042, pero hasta hoy no ha tenido ningún trámite. Ya no aterra que Gómez ni siquiera se preocupe por aparentar hacer su trabajo. Él ha sido siempre liberal, fue parte esencial de la campaña de Bohórquez, con quien se reúne frecuentemente, y amigo personal de muchos de los que hoy debiera investigar.

Lo que aterra es que los ciudadanos estemos a merced de este descaro.

Autor:
Diana Giraldo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (14 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad