Publicidad
Dom Dic 10 2017
21ºC
Actualizado 06:07 pm
Domingo 03 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

Otra vez el Contralor…

Columnista: Diana Giraldo

Hace unos meses, en este mismo espacio, bajo el título “Una rampa en el aire”, denuncié como en noviembre de 2015 Metrolínea suscribió un contrato para construir dos rampas que unieran los puentes peatonales de Provenza y La Isla, con las estaciones del mismo nombre. Se destinaron $869.886.022 y se dio un plazo de 3,5 meses. Al llegar la nueva gerente de Metrolínea, Ángela Farah, se percató que tal contrato ni siquiera tenía diseños estructurales, por lo cual fue necesario prácticamente volverlo a hacer. Tras cinco suspensiones y adiciones por $161.2012.231, dos años después, las rampas fueron terminadas.

Farah denunció el hecho ante la Contraloría municipal, y yo misma le pedí insistentemente al contralor, Jorge Gómez Villamizar, que revisara el evidente detrimento patrimonial. El Contralor revisó y concluyó: “se evidencia la falta de planeación, toda vez que la entidad debía conocer el comportamiento estructural de los puentes estructurales existentes”. Además confirma que la obra fue suspendida, que al momento de la auditoría no estaba en funcionamiento y que había un incumplimiento del objeto contratado.

Suficiente para sancionar ¿no? ¡No! El contralor Villamizar consideró que a pesar de todo eso, de pronto lo que había era una falta disciplinaria, por lo cual hay que remitirle a la Procuraduría para que vuelva e investigue. Pero él concluye que no hubo daño fiscal, ni detrimento patrimonial.

Le pedí a un abogado experto en estos temas que revisara la decisión de la Contraría y me dijo: “Lo leí varias veces y no entendí… la falta de planeación además de dar lugar a responsabilidad disciplinaria es un claro ejemplo de gestión fiscal antieconómica…”. Es decir, que había lugar para declarar la responsabilidad fiscal. Entonces le pregunté si claramente era un fallo a conveniencia… simplemente sonrío.

Dicen que la mujer del César no solo debe serlo sino parecerlo, pero a Villamizar eso no le importa. Una vez más las denuncias contra los funcionarios y contratistas cercanos a su partido liberal no prosperan, inclusive aunque como, en este caso, su mismo despacho confirme que sí son ciertas las irregularidades denunciadas.

Autor:
Diana Giraldo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad