Publicidad
Mar Ago 22 2017
21ºC
Actualizado 07:32 pm
Domingo 30 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Consejos para un alcalde

Columnista: Diana Giraldo

Hoy elegimos alcalde. No tengo memoria de un momento histórico en el que Bucaramanga se enfrentara a una situación tan crítica como la actual, en la que ni siquiera el alcalde elegido para el periodo anterior estará allí para entregar su cargo.

Lo más triste es que se miran una y otra vez los nombres de los aspirantes y no se puede evitar sentir desasosiego. Es como si uno viera que el barco se hunde y no hay quién lo pueda sacar a flote. Entre los que aspiran a capitanear esta nave, yo le apostaría a Martha Pinto, más por descarte de los otros, que porque sus propuestas convenzan. Y porque creo que nos falta darle la oportunidad a una mujer.

De todas formas, sea quien sea el elegido, tiene el reto único de salvar esta ciudad del caos en el que se encuentra. Para quienes hemos tenido la experiencia de irnos por varios años y regresar, es evidente el deterioro del “buen vividero” que dejamos. El primer acto de responsabilidad del nuevo alcalde, y que podrá mostrarnos qué tanto le importa su ciudad, será limpiarla inmediatamente de la absurda avalancha de avisos con la que nos ahogaron en su campaña. Como lo denunció Vanguardia Liberal, la mayoría de esas vallas son ilegales y están ubicadas en sitios prohibidos (¿si son ilegales para poner la publicidad, cómo serán para adjudicar contratos?). Por favor, señor alcalde (o alcaldesa), ¡comience su mandato limpiando la ciudad de la contaminación visual que usted mismo ayudó a crear!

Ya con una ciudad limpia, empiece a implementar soluciones para la movilidad de Bucaramanga. Y cuidado con ideas “geniales” como las adoptadas en Bogotá de poner pico y placa dos días a la semana, gracias a la cual la venta de automóviles ha crecido un 30%. Amplíe vías, construya nuevas, piense en proyectos que sean solución y hagan crecer a la ciudad (así no sea usted quien los inagure).

Y mire a ver qué va a hacer con el problema de los ambulantes, que parecen hormigas invadiendo todo y por todos lados. Madrugue con eso, porque al paso que vamos en diciembre nadie va a poder moverse por ningún lado.

Obviamente, los problemas son muchos más y más profundos. Pero haga algo, por favor. Lo que sea. La ventaja que tiene es que cuando no se ha hecho nada, como en esta ciudad, cualquier cosa se ve.

Autor:
Diana Giraldo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad