Miércoles 23 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Donaldo Ortiz Latorre
Patrocinado por:
Lunes 18 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

Los papas

Autor: Donaldo Ortiz Latorre

Si la gran mayoría de los cardenales, además de viejos, tienen esa pinta que carga  Rubiano, Castrillón, Bertone o Sodano, la iglesia no tendrá mucho que hacer con el nuevo papa, porque será uno de esos dinosaurios que solo están apegados a la vanidad y al derroche,  lejos  de los primeros cristianos y lejos del ser humano que sufre, no solo los avatares de la vida humana, sino también, en su soledad, padece íntimas crisis con la existencia.

Viven en la abundancia, viven el mundo mediático lejos de la humildad que tanto pregonan y elogian. Esos son los jerarcas de esa iglesia cada vez más alejada del mundo real  y de sus problemas. Solo reproducen viejos esquemas y viejos dogmas, (pero tienen bancos y empresas por todo el mundo). Con razón Benedicto XVI habla de hipocresía y luchas de poder en su interior. Están llenos de prebendas y quieren que el mundo siga igual. Llenos de codicia mientras se disuelven los creyentes que terminan de agnósticos unos y buscando otras religiones, otros.

Esos cardenales son los que tendrán que elegir al papa que de nuevo no tendrá nada, porque lo que se refleja es una lucha de poder que la va alejar aún más de los mensajes del Evangelio.
Cardenales que viven como reyes, cardenales que creen todavía que son los representantes de Dios en la tierra y se dedican a acumular riquezas y a vivir en palacios y en villas romanas.

Los problemas del hombre siguen mientras tanto aplazados y burlados porque esta iglesia no es una iglesia humilde. Es una iglesia que no asume los problemas del hombre moderno, es una iglesia que no convence porque muchos son pederastas, muchos no creen ni en lo que hacen y muchos solo aspiran a ser obispos o jerarcas- Mucho boato y poca esencia.

Benedicto XVI, un papa erudito pero nada político, no fue capaz con esa maquinaria que gobierna el Vaticano ni con esos jerarcas llenos de soberbia y con una rapacidad de poder que asombra y asombró tanto, que el papa  Benedicto fue incapaz de resistirlo. Renuncia no tanto por su salud (esto pesa), sino por esa dificultad para manejar los inmensos problemas que como teólogo se propuso y también perplejo al encontrar semejante “berenjenal” de iglesia. Bueno, este papa también crió cuervos….los consintió durante su mandato, él salió de allí.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (10 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones